jueves, 11 de enero de 2018

Realidad, imaginación, mito de la caverna de Platón y Matrix

Me ha surgido la ocasión de reflexionar sobre el mito de la Caverna, Platón, Matrix y la realidad y he decidido plasmar estas ideas aquí.  
 Empecemos:
Platón, que vivió entre el 427-347 a. C, desarrolló el mito de la caverna en el libro VII de su interesantísima obra “La República”. Fue utilizado para explicar metafóricamente su teoría sobre el conocimiento y la realidad. Para Platón había dos mundos:
  • Mundo sensible (el de las cosas). Este mundo lo percibimos con los sentidos. Por ejemplo, yo veo un coche arrancado en la puerta de mi casa. Lo toco, está frío, huelo el humo del tubo de escape, siento el frío de la mañana, oigo el motor.
  • Mundo ininteligible (mundo de las ideas). El mundo de las ideas es perfecto, está fuera del alcance de los sentidos y solo se llaga a él mediante la razón. Ves un coche, pero la realidad no es así, estás viendo una deformación de una idea, de algo más supremo.

Como en esa época -ahora también- la gente necesitaba que se explicaran conceptos abstractos de forma muy sencilla, recurrió al ejemplo de la caverna. En la caverna de Platón tenemos los siguientes elementos:

  • Unos cuantos individuos encadenados obligados a centrar su vista en una pared.
  • Un fuego que a duras penas ilumina la caverna.
  • Gente, animales… que pasan alrededor de la caverna y que proyectan sus sombras y sus sonidos en el interior.


Los prisioneros solo ven sombras y escuchan débiles voces y ruidos del exterior. Como llevan toda la vida dentro, para ellos ESA ES LA REALIDAD. Pero Platón, y nosotros estamos con él, explica que eso no es cierto. Solo ven sombras.
Resulta que uno de los presos se libra de las cadenas y se va de la caverna. La luz del sol lo abruma y apenas puede ver. Poco a poco va tomando conciencia de  la realidad: el sol, el cielo… Se da cuenta de que es muy distinta a su anterior mundo. Para Platón, esta persona sería un filósofo, alguien que ha encontrado LA VERDAD. ¿Cómo piensas que reaccionarán sus compañeros de la caverna?
Pues muy mal. No lo creen y lo matan, al igual que a Sócrates,  maestro de Platón, al que obligaron a suicidarse precisamente por unas opiniones que, para Platón, solo eran la verdad. El filósofo, por lo tanto, está obligado a explicar las cosas como son en realidad, aunque a la gente no le guste su opinión -a nadie le gusta que le digan que su vida es una farsa- y a pesar de las consecuencias que pueda tener.

Para Platón, nuestro mundo no es la realidad, sino un torpe reflejo de un mundo superior y perfecto. Estas ideas no solo están representadas aquí, hay que imaginar que las religiones también piensan esto, dándole la capacidad al ser humano de plantearse que es obra de un ser superior y que está dentro de un proyecto más allá de su vida común y corriente.

Bueno, vamos con Matrix
Aquí tenemos a dos personajes fundamentales: Neo y Morfeo. Neo tiene inquietudes un tanto peculiares. No se siente cómodo con su vida, así que Morfeo lo conoce e intenta reclutarlo. ¿Reclutarlo para qué? Pues para liberar a la especie humana. ¿Cómo? ¿Estamos esclavizados? (menos mal que no reaccionó como los amigos de la caverna) Pues sí, toda la realidad es un invento de una inteligencia superior. Matrix recrea un mundo que no es real, son las sombras dentro de la caverna. Entonces, Morfeo le da a elegir a Neo entre dos pastillas: una lo libera; otra lo deja donde está. Cuando es rescatado, como el preso, sale y conoce la realidad: solo era un ser dentro de un enjambre de humanos cuyo único objetivo es proporcionar energía.
Si hay una diferencia entre el mito y Matrix, es que la realidad inventada por la inteligencia superior parece más saludable y entretenida que la vida dentro de una nave perseguido por enemigos, tal y como se encuentra Neo. Pero es que la verdad o la libertad tampoco tienen que ser un paraíso, simplemente muchos piensan que es mejor que ser esclavos.

En Matrix, por tanto, ¿qué será la VERDAD? Hay una escena en la que Neo está con un chico budista intentando doblar una cuchara. El niño le dice a Neo que tiene que conocer la verdad para doblar los objetos. ¿Cuál es? Pues que no hay cuchara. También aparece un personaje que decide traicionar a los buenos porque Matrix le ha ofrecido una vida mejor. No es real, pero la sensación es que sí. De nuevo, nuestros sentidos pueden engañarnos y hay gente que prefiere vivir esclava a ser libre, simplemente porque la libertad es exigente con uno mismo.  

Si imaginamos que alguien nos dice que en realidad estamos en un programa informático y que nada es real, lo tomaríamos por loco. Pero, ¿y si nuestra realidad es una fantasía?

Conclusiones:
Por lo tanto, la conclusión más importante para mí es que no hay mayor esclavitud que la ignorancia.

Para profundizar

No hay comentarios:

Publicar un comentario