domingo, 16 de abril de 2017

Leyendo Recursos Inhumanos, de Pierre Lemaitre


Me llamo Alain Delambre y tengo cincuenta y siete años. Soy un directivo en paro.
Así arranca una trepidante, impactante y soberbia historia contada con brillantez por el escritor francés Pierre Lemaitre. Recursos Inhumanos no es solo novela negra convencional, con sus dosis de acción y suspense. Cualitativamente es una crítica feroz a un modelo económico y social que tiende a excluir a personas con cierta edad a pesar de su formación, experiencia y forma de trabajar. Delambre forma parte de esa clase media-alta que, de un día para otro, se ve en la calle y no es capaz de darse cuenta de que su estatus anterior se sustentaba en una capa de hielo muy fina.
Delambre hace años que está en paro y encadena contratos basura para medio subsistir. Todo para él gira alrededor de la esperanza de encontrar un nuevo empleo, pero esa esperanza va menguando. El exdirectivo vive una caída en picado  que va envenenando la relación con su mujer y sus dos hijas (mayores e independientes).

Un día, Delambre tiene la oportunidad de entrar en un proceso selectivo muy peculiar. Será un simulacro de toma de rehenes en el que se elegirá a un directivo de recursos humanos de una potente compañía. Alain se pone a preparar información sobre la empresa, sus trabajadores, sus directivos… Todo ello  en un contexto en el que las grandes empresas despiden a sus empleados como consecuencia de la crisis y de nuevas políticas de “reestructuración”.  ¿Podrá un hombre de su edad, que antes tenía un alto estatus y ahora cobra una miseria, volver a ser el que era? Aunque en principio él cree que sí, resulta que todo está amañado. ¿Cuál será la reacción de una persona que está dispuesta a todo por tal de encontrar un empleo?