domingo, 19 de junio de 2016

Especial artes marciales: Viendo la trilogía de “IP-Man”



Si leemos en Wikipedia quién era Ip-Man, esta nos dirá que fue el maestro de Bruce Lee, el gran experto en un arte marcial llamado  Wing Chun que vivió entre 1983 y 1972, entre otras cosas. Sin embargo, si nos vamos al cine, podremos encontrar una fantástica trilogía llena de acrobacias, energía y, por qué no, ciertas reflexiones sobre la vida de una profundidad a la que no estamos muy acostumbrados en el cine de acción.
EL Wing Chun es un estilo rápido, fluido y que se basa en posiciones naturales y en la velocidad meteórica de los brazos. No hay nada como ver a Donni Yen mostrando sus habilidades para pensar que un hombre delgado, con cara amable y maneras exquisitas puede ser una máquina de demoler si lo ponen de los nervios.  

La que más me gustó fue la primera película de la saga. Ambientada en los años 30 del siglo XX,  Ip-Man vivirá una situación apacible hasta que llega la ocupación japonesa. Entonces se verá obligado a pelear, contraponiendo su estilo de artes marciales chinas con el poderío de los japoneses.

La segunda parte de la trilogía, “IP-Man II”, también está a la altura de la primera. Esta vez aparece el mítico actor experto en artes marciales Sammo Hung como un poderoso dirigente local de Hong-Kong. Con frecuencia me he preguntado cómo Sammo, con lo gordito que siempre ha estado, muestra esa habilidad para moverse en todas sus películas. Sin embargo, ahora son los ingleses los que ocupan el territorio y las camarillas mafiosas quieren su parte del pastel. IP-Man deberá pelear no sólo contra otros maestros para poder enseñar su arte marcial, sino contra un boxeador inglés traído para humillar a los chinos.

IP-Man. Fuente:wikipedia 
Por último, “IP-Man III” es la que menos me gustó de todas y no es porque esté mal, sino porque no entiendo el personaje de Mike Tyson en la trama; pero, claro, todo tiene su lógica si pensamos que siempre ha existido esta duda: en caso de pelea, ¿quién ganaría, Tyson o Bruce Lee? Recuerdo este debate en mis años jóvenes. Bueno, no destripo el final, pero creo que se deja lo suficientemente abierto para contentar a todo el mundo.

Dejando aparte las peleas entre distintas modalidades de lucha, tendremos también a un joven Bruce Lee, las coreografías seguirán siendo extraordinarias y el drama y la tragedia llegan a la vida del maestro dándole un golpe más duro que el de sus adversarios en el combate. No hay que perderse tampoco las habilidades del nuevo maestro, interpretado por Max Zhang, un fenómeno en esto de las artes marciales.



domingo, 5 de junio de 2016

“Muñeca de Porcelana”: genial obra de teatro con José Sacristán


Sublime, esa es la palabra. Ver a José Sacristán en el escenario es una oportunidad de disfrutar del arte de la interpretación; si además la obra, “Muñeca de Porcelana”, trata temas tan interesantes para mí como el poder, la corrupción, el conflicto entre élites, la política, las lealtades, la lucha  por el prestigio, etc., entonces no digo nada más: disfrutando como un niño con zapatos nuevos.

José Sacristán interpreta a un viejo millonario con influencias políticas que se ha echado una joven novia. Su intención es casarse y, para ello, le regala un avión. Javier Godino es su joven secretario, chico para todo y “arregla problemas”. El avión aterriza en EEUU camino de Canadá y aquí empiezan los problemas. Acosado por sus rivales políticos, el viejo millonario despertará su ira y arremeterá contra todo ser viviente. ¿Somos los humanos corruptos por naturaleza? ¿Es el sistema? ¿Es el millonario víctima o verdugo?, ¿o ambas cosas?
Si tenéis oportunidad de verla, os la recomiendo.