martes, 1 de noviembre de 2016

Leyendo “Yo, Claudio” de Robert Graves


 Tiberio Claudio César Augusto Germánico (10 a. C.-54 d. C) era cojo, tartamudo y pasaba por tonto ante la mayoría de familiares y conocidos. Sin embargo, llegó a ser emperador de Roma desde el año 41 hasta el 54, cuando murió. Sus aventuras y desventuras antes de su coronación sirven de telón de fondo para la genial obra de Robert Graves “Yo, Claudio”, una supuesta autobiografía del político e historiador romano que nos servirá para conocer un poco mejor las intrigas de la Roma imperial desde Augusto hasta Calígula.

En este libro encontraremos diversas tramas: las conspiraciones palaciegas de Livia, esposa de Augusto, así como parte el reinado de este y su punto de vista sobre la política; el gobierno tiránico de Tiberio, obsesionado con quitarse de en medio a todo opositor; el maltrato sistemático que sufría Claudio y su amor por la historia como ciencia; los vicios inconfesables de una casta gobernante en pleno apogeo del imperio romano; la perturbadora y sádica mente de Calígula, sobrino de Claudio e hijo de su querido hermano Germánico; pan y circo e innumerables guerras contra los germanos, así como gladiadores y festines para la plebe.


“Yo, Claudio” es una novela que te traslada a una época gloriosa de la historia de la humanidad, pero no por ello menos llena de sangre, violencia y maltrato. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario