miércoles, 10 de septiembre de 2014

Leyendo “Los subterráneos”, de Jack Kerouac



Cerveza y drogas a rimo de jazz desenfrenado. Literatura y suburbios en el San Francisco de principios de los años 50 del siglo XX. Poesía, literatura, hipsters, locura y amores extraños plagan las páginas de este gran clásico de la generación beat: “Los subterráneos”, del genial Jack Kerouac.

Leo Percepied (el alter ego de Kerouac) es un escritor que mantiene una relación amorosa con una muchacha negra, Mardou Fox. Los dos se mueven de casa en casa, de garito en garito, él buscando dejarla y no dejarla, ella luchando entre su enfermedad mental -acude al psicoanalista- y la fiesta nocturna.


Con la intensidad propia de la escritura de Kerouac, “Los subterráneos” me ha parecido una novela entretenida y enigmática. Digo enigmática porque al final no te enteras bien ni de lo que sienten los protagonistas ni de lo que realmente pasa, pero sus páginas están llenas de lúcidos análisis, cierta dosis de ironía y cinismo y una buena cantidad de situaciones un tanto absurdas.

Como os decía, este libro me huele a tabaco y mariguana, a cerveza barata; me suena a Charlie Parker, y su imagen se me presenta en el blanco y negro propio de las películas antiguas.

Que mejor forma  de concluir esta entrada que escuchando al maestro del jazz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario