miércoles, 3 de septiembre de 2014

Leyendo “Los atormentados”, de John Connolly




John Connolly vuelve a sumergirme en ese mundo oscuro, caótico, infernal y peligroso que caracteriza a sus novelas policíacas. En un universo lleno de demonios, los buenos se confunden demasiado con las garras del diablo y Charlie Parker, el detective protagonista, a veces atraviesa líneas que lo adentran en los más sórdidos rincones de la mente humana.

En “Los atormentados”, una mujer que se siente acosada por un ex convicto solicita los servicios de Parker. Pero este peligroso tipo no es un hombre cualquiera. Es un asesino despiadado que busca al padre -desaparecido hace tiempo- de la nueva clienta del detective para preguntarle sobre un turbio asunto. Y es que hace años, dicho padre era un psicólogo especializado en niños, cuyo criterio era muy tenido en cuenta por los jueces y policías en casos de abusos infantiles. Sin embargo, debido a una serie de asesinatos y desapariciones, el doctor se vio envuelto en un mar de sospechas hasta que un día se marchó sin decir nada. ¿Era el doctor tan bueno como aparentaba? ¿Ocultaba algo? ¿Lo asesinaron por lo que sabía? Pero, ¿qué relación tiene esto con el delincuente? La hija de este último, hace muchos años -y coincidiendo con las fechas en las que el psicólogo infantil se esfumó- desapareció también y el asesino está convencido de que el doctor sabe algo. La mujer acosada niega saber el paradero de su padre. ¿Ocultará la verdad?

El escenario sigue siendo el estado norteamericano de Maine, pero, esta vez, Connolly se adentra en sus cárceles, en sus abogados, en la vida de jóvenes cuya infancia destrozada los marcó de por vida. ¿Dónde estará la redención de Parker? El fantasma de su esposa e hijas fallecidas siguen persiguiéndolo noche tras noche; mientras tanto, parece que una vez más la sangre caerá al suelo.
“Los  atormentados” te atrapa desde el principio. Creo que es el thriller más ágil que he leído de Connolly, pero es importante leer toda su obra para entender mejor a muchos de sus personajes.

 Esta atmósfera gótica que ha creado el escritor irlandés ha derivado, sin lugar a dudas, en una de las lecturas más interesantes en las que ando últimamente. Una vez más, John Connolly se consolida como uno de mis escritores de novela negra favorito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario