miércoles, 9 de abril de 2014

Reseñando: “El camino blanco”, de John Connolly



Portada de El camino blancoUnos niños se van y otros llegan, el amor recordado y el amor presente, los perdidos y los hallados, los vivos y los muertos, todos juntos.
Por el Camino Blanco.
John Connolly.

El Camino Blanco ya es el segundo libro que he leído del escritor irlandés John Connolly, tras disfrutar de la lectura de Todo lo que muere, primera obra de la colección protagonizada por Charlie Parker. Aunque dentro de dicha saga El Camino Blanco sería el cuarto volumen tras El Poder de las Tinieblas y Perfil Asesino, no es imprescindible leer los anteriores, aunque yo lo estoy deseando para profundizar más en este personaje con nombre de músico de jazz.

Recapitulemos lo que leí en Todo lo que muere. Charlie Parker perdió a mujer e hija, que fueron brutalmente asesinadas por el Viajante, el siniestro e implacable asesino que abre el abanico de personajes oscuros creados por Connolly. Parker se venga y salen a la palestra todos los miedos y las angustias de un policía atormentado, no sólo por el asesinato de su familia, sino también por el suicidio de su padre, también agente de la ley, debido a un crimen que cometió y del que se arrepentía.

En esta nueva historia, Parker ya no es aquel policía depresivo que lucha contra el alcoholismo y los fantasmas que le perturbaban, sino que ahora es un detective privado con una nueva pareja embarazada. Un día, Elliot Norton, abogado y conocido de Bird, le pide que le haga un favor. Un joven negro es acusado de violar y asesinar a Marianne Larousse, hija de unos ricachones blancos de un pueblo sureño de EEUU. El abogado cree que no lo hizo, pero todo el mundo no piensa igual. Parker debe proteger al joven de una masa de personas que pretende lincharlo para satisfacer su sed de venganza con grandes dosis de racismo y, a la vez, investigar qué fue realmente lo que pasó.

Connolly nos sitúa en un ambiente opresivo, lleno de racismo, calor, odio enconado a lo largo de décadas de segregación y mucha violencia. Los personajes que describe son siniestros actores de una película en la que no tienen nada que perder. Además, este escritor tiene la peculiaridad de desarrollar una atmósfera que provoca un ligero escalofrío al leer cada una de sus páginas; tiene la habilidad de crear historias que se mueven en esa línea efímera entre el terror y el suspense policial.

Paralelamente al asesinato de la joven, Parker se tendrá que ver con Faulkner, un viejo predicador acusado de asesinato que ya intentó matar a la familia del detective. Y con Ángel y Louis, una pareja homosexual de asesinos despiadados con un perturbado pasado que se convierten en los mejores aliados del ex policía ya desde Todo Lo Que Muere. Mientras tanto, los acontecimientos van acaeciendo mostrando ese lado perverso del género humano.

La historia da un giro cuando se demuestra que Elliot Norton era amigo de Earl Junior Larousse, el hermano de la asesinada y de varios jóvenes ricos y blancos más que formaban, en sus años mozos, un grupo de pijos depravados sin escrúpulos. Ya en el presente, los miembros del grupo empiezan a desaparecer: algunos asesinados, otros por suicidio, otros en paradero desconocido. ¿Qué ocurrió hace ya muchos años? ¿Qué sucedió entre los pantanos fangosos de esa zona de Carolina del Sur? Los fantasmas del pasado vuelven, pero esta vez para ajustar cuentas.

Para concluir, si os gusta la acción, el suspense y una línea argumental llena, como os he comentado con anterioridad, de personajes terroríficos, creo que Connolly no os defraudará. Además, su dominio del humor negro es algo que se agradece entre tanta situación tenebrosa.

Ficha técnica del libro:
 

Nº de páginas: 472 págs.
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Editorial: TUSQUETS EDITORES
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788483835630


2 comentarios:

  1. De este autor solo he leído 'Todo lo que muere'- probé, como tenía tan buenas críticas- pero, si te soy sincera, sus novelas negras son demasiado "negreas" para mi gusto.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carmen. Sí, es un autor muy crudo, a mí sí me gusta mucho, pero entiendo que haya gente a la que no. Muchas gracias por el comentario y ¡un saludo!

    ResponderEliminar