viernes, 25 de abril de 2014

Reseña de “El mesías de Dune”



Dune es, sin lugar a dudas, uno de los grandes clásicos de la Ciencia Ficción. En el primer libro que leí de esta saga, llamado simplemente “Dune”, ya se exponen todos los factores de una intensa historia que va más allá del género para adentrarse en una reflexión más filosófica, ecológica y, por qué no, incluso mística.

El argumento general del primer libro es el siguiente: el planeta Arrakis, Dune, es un desierto que tiene la “ventaja” de ser el único lugar en el que se encuentra  la “Melange”, el veneno que da la vida. La Melange es una sustancia tremendamente adictiva y trasmite una especie de poder en las personas que la toman ya que, por lo que se ve en algunos, les ayuda a predecir el futuro. También es un tremendo producto antienvejecimiento. La falta de agua hace que los Fremen, habitantes nativos del planeta Arrakis, glorifiquen el líquido y potable elemento como algo sagrado. Los Fremen son explotados por la casa Harkonnen, pero estos primeros esperan al mesías que les liberará. Además, unos gigantescos gusanos pueblan las entrañas de ese planeta) siendo, seguramente, los causantes de la creación de la Melange.

En esto que llega Paul Atreides, miembro de la casa Atreides, un joven con grandes dotes psíquicas que se convierte en el esperado líder de los Fremen. Este joven terminará siendo uno de ellos y los liberará de la tiranía de la casa Harkonenn.

Paul tiene ciertos poderes de “presciencia”, pues fue criado como un Mentat por su madre, miembro de la casa bene Gesserit, una secta de mujeres que desarrollan ciertos los poderes mentales como parte de su entrenamiento. La Melange potencia las capacidades de Paul hasta unos límites inigualables, tanto que es considerado por muchos como un dios.

En esta nueva novela, “El mesías de Dune”, se sigue profundizando en la “presciencia” o poder visionario de Paul, a la vez que vivimos un típico caso de conspiración por parte de diversos colectivos que buscan quitar de en medio al mesías. 

El abanico de personajes es amplio: por un lado tenemos a la mujer de Paul, Irulan, princesa “oficial” -Paul convive también con una Fremen, Chani-, que desea con fuerza tener un hijo con él, pero que ve como constantemente es rechazada. También aparecen en la historia los danzarines Rostro, gente que es capaz de cambiar su cara y obtener las características físicas de cualquier persona. 

De todos los personajes, los que me han parecido más interesantes son los Tleilaxu, un grupo que construye máquinas y miembros mecánicos del cuerpo -por ejemplo, los ojos-, que un día deciden hacerle un regalo a Paul un tanto envenenado: resucitar a Duncan Idaho. Éste último fue un fiel compañero de armas de Paul muerto en combate, así que los Tleilaxu recuperaron su carne y crearon un Ghola, un resucitado, por decirlo así. Sin embargo, este Ghola tiene órdenes de conspirar contra Paul. El doble de Duncan es poseedor de ciertas dotes mentales conocidas como habilidades Zensunmi. ¿Será al final esta réplica de Duncan un nuevo Caballo de Troya?

Mientras tanto, en Dune, Paul sigue venerado a la par que odiado por individuos que se encuentran infiltrados en distintas capas sociales. Gracias a su hermana, Alia, cuyo poder es inmerso, Paul combatirá el intento de conspiración entrando en múltiples estados hipnóticos o “Presciencia”. De hecho, en ocasiones me he perdido un poco y no sabía si lo que se describía era la realidad o las visiones de este hombre. Pero esto tampoco es que quite interés al libro.

Tras un ataque con bombas nucleares, Paul pierde los ojos, aunque sigue viendo gracias a su poder. El remordimiento por el Jihad (guerra) que han iniciado en su nombre sus seguidores le turba sobremanera, pero se da cuenta de que tiene que seguir resistiendo: su mujer, la Fremen, está embarazada. Tendrá gemelos y, seguramente, nacerán con un talento sobrenatural.
Para concluir, deciros que los Fremen suelen abandonar a los ciegos en el desierto, así que el libro terminará con Paul abandonado a su suerte. 

Hasta aquí, más o menos el argumento. Como os decía, hay multitud de referencias religiosas y filosóficas en la obra de Frank Herbert y la complejidad a veces te obliga a coger anotaciones para no perderte detalles, tal y como he ido haciendo mientras la leía.

Ficha técnica del libro
 Nº de páginas: 304 págs.
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
 Editorial: DEBOLSILLO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788497596671

2 comentarios:

  1. Ahh... Arrakis. Que buena cantidad de horas pasé entre sus arenas :)

    ResponderEliminar
  2. Y yo, Isidro, y yo! Un saludo y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar