jueves, 17 de abril de 2014

Breve análisis de la película "Hannah Arendt"

Entrada publicada también en Politólogo en red

Hannah ArendtEl martes pasado estuve viendo la película Hannah Arendt, interesante film que retrata parte de la vida de la gran filósofa ypensadora alemana, autora, entre otras magníficas obras, del extraordinario ensayo Los orígenes del Totalitarismo.

La película tiene como telón de fondo el juicio que se realizó contra Adolf Eichmann en 1961, uno de los miembros más destacados de la SS. El Mosad lo capturó y lo llevó a Israel para ser juzgado, así que Arendt se ofreció al  The New Yorker para hacer un seguimiento de dicho juicio y escribir un artículo sobre el tema. Fruto de sus artículos, surgió el libro Eichamn en Jerusalen. Un estudio sobre  la banalidad del Mal. Todavía no he podido leer este libro, pero pienso hacerlo en breve.

Arendt no se encontró en Jerusalén al diablo, ni siquiera a un monstruo cruel como lo tachaban la prensa y la opinión pública, sino a un burócrata que obedecía órdenes sin rechistar. Eso fue lo que reflejó la pensadora judía en su artículo, lo que provocó una gran reacción contra ella de toda la comunidad, sobre todo la judía. La mediocridad de Eichmann era tal que, para Arendt, era impensable determinar que esa persona pudiera hacer algo más que obedecer órdenes, siendo parte de una maquinaría burocrática que, en base al anonimato de sus miembros, escondía un horror y un mal totalmente perversos. Obedecer órdenes era lo único que podían hacer estos burócratas como Eichmann, sin voluntad ninguna por cuestionarse lo que hacían, lo cual proporcionaba al sistema nazi de un poder ilimitado haciendo que, a la postre, éste estuviera dotado de una crueldad sin límites

Además, el artículo de Arendt era muy crítico con los líderes judíos, diciendo que no supieron comportarse como era debido en la época genocida del Holocausto. Esto fue verdaderamente la gota que colmó el vaso. Las críticas a Arendt poco tuvieron en cuenta que era exiliada y que durante muchos años estuvo en EEUU sin nacionalidad, como apátrida. 

La película también retrata a una Arendt que huye de conceptos como pueblo o nación, algo que se aprecia  muy bien cuando viaja a Israel a visitar a un familiar que está a punto de fallecer. Este familiar le pregunta a la pensadora por qué trata así de mal a su pueblo -el judío- y ella contesta que no tiene pueblo, sólo familia y amigos.

Aparte del juicio y del carácter filosófico de su análisis sobre Eichmann y el nazismo, la película nos muestra a una Hannah Arendt enamorada de su marido, fiel amiga de sus amigos, fumadora empedernida y, entre esa madeja de recuerdos que ella tiene, no podemos obviar a Heidegger, su maestro, mentor y, por lo que se da a entender, amante. Heidegger, uno de los grandes filósofos de la historia, se afilió al partido nazi, lo que supuso un duro revés para una Arendt perseguida por el régimen de Hitler. ¿Será por eso, por esa decepción, el interés de Hannah por comprender el fenómeno del Totalitarismo más allá de los sentimientos y de su vivencia particular?

Para Hannah Arendt, el mal que sustentaba el nazismo era banal, articulado por mediocres que no se cuestionaban lo que hacían. Como analizó en Los orígenes del totalitarismo, en la alianza entre el populacho y la burguesía miles de personas ocupaban puestos en los que eran corresponsables de una catástrofe sin que ellos lo vieran así. El juicio de Eichmann era a un hombre, pero el problema era con un sistema, con un fenómeno histórico.

Cuando terminé de ver la película me quedé un largo tiempo reflexionando, recordando diálogos, repasando mentalmente mis apuntes sobres la obra de esta genial filósofa política. Comprender el Totalitarismo más allá del juego religioso del bien y del mal, de ángeles y demonios es fundamental. Y digo que es fundamental para evitar que se repitan masacres parecidas. Arendt intentó explicarlo de forma magistral y la obligación de todos nosotros es intentar, por lo menos, leer con imparcialidad su obra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario