lunes, 10 de marzo de 2014

Películas que he visto este fin de semana: “The reader”



Atención: cuento aspectos de toda la película, aunque no le resto interés al visionado.

Este  domingo estuve disfrutando de la película“The Reader”, un intenso y conmovedor drama que a mí particularmente me ha gustado.
La historia arranca con Michael, un joven alemán de 15 años, en la Alemania occidental  de finales de los años 50. Éste deambula enfermo por las calles y mientras vomita, al borde la  pérdida del conocimiento es ayudado por una bella mujer que le saca unos cuantos años. Ella,  llamada Hanna, trabaja en el tranvía y es representada de forma sobresaliente por Kate Winslet.

Pronto surge un amor apasionado entre ambos, aunque bastante efímero, pues Hanna se marcha y Michael se queda de nuevo solo, aunque a lo largo de la historia, como es normal, no se sabe si en realidad el enamorado era él y no ella. Esta historia esta bañada de buena literatura, pues Hanna pide al joven que le lea libros, y entonces surgen títulos como “La Odisea” o “La dama del Perrito”, entre otros.

Al cabo de 8 años, el joven es un estudiante de Derecho y, en un juicio al que acude como espectador, vuelve a encontrarse con Hanna. Esta vez, ella es acusada de pertenecer a la SS y de cometer atroces crímenes durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque Hanna no sabe que Michael está viendo el juicio, el chico lo vive como algo trágico, a sabiendas, además, de que él mismo es poseedor de una información muy valiosa para exonerarla, en parte, de la cadena perpetua: es analfabeta, por lo que no pudo redactar los informes autoinculpatorios de los que se le acusa. Michael guardará la información y Hanna pasará una larga temporada en la cárcel. El juicio también sirve como reflexión moral, pues esta última es juzgada con tan sólo 6 compañeras: ¿realmente nadie más tuvo la culpa?, ¿cuánta gente trabajaba en los campos de concentración?  

La película da saltos en el tiempo, pues Michael tiene una hija, vive divorciado y sigue teniendo muy en mente a Hanna. A finales de los 80, éste envía  a la cárcel multitud de cintas grabadas con sus lecturas, material que servirá a la antigua oficial de la SS para aprender a leer y a escribir.

¿Fue una criminal nazi sanguinaria? ¿Se arrepintió en sus años en la cárcel? La duda surge por culpa del fuerte sentimiento que Michael, ya en 1995 y con una edad más avanzada,  sigue teniendo con respecto a su primer amor. Como digo, una conmovedora historia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario