lunes, 3 de marzo de 2014

Leyendo “El Canto del cuco” de Robert Galbraith



Robert Galbraith es el seudónimo que ha utilizado la autora de Harry Potter, J.K.Rowling, para escribir esta novela de suspense ambientada en la ciudad de Londres.


Cormoran Strike, el protagonista, antiguo soldado condecorado con honores pero retirado de la vida militar con graves secuelas físicas -perdió una pierna, pero psicológicamente parece que también terminó tocado-, se dedica al interesante mundo de la investigación privada. Eso sí, las deudas se le acumulan y su mujer, Charlotte, acaba de echarlo de casa tras una grave pelea. Durmiendo en su despacho, mal aseado y con problemas físicos evidentes, recibe un día a un cliente nuevo. Este cliente es el hermano de la top model Lula Landry, hija adoptiva, al igual que el nuevo cliente, de un matrimonio muy bien posicionado económica y socialmente. Lula supuestamente se suicidó no hacía mucho tiempo tirándose desde el balcón de su lujoso apartamento, pero el hermano, un timorato abogado plañidero y extraño, cree que la joven fue asesinada.


Paralelamente, Strike, que físicamente es un hombre enorme y con cara de boxeador, recibe la visita de su nueva secretaria temporal, Robin, una eficiente joven que se convertirá, sin proponérselo el detective, en una ayudante de un valor incalculable. Es curioso cómo la autora introduce en la trama este tipo de trabajador temporal, enviado por una ETT, que se dedica a echar horas sueltas hasta que va encadenando contratos de más tiempo. ¿Flexibilidad o precariedad? En fin, sigamos con el libro.

La investigación del caso lleva a Strike al fondo de una sociedad elitista y llena de miserias. Modelos, millonarios, actores, productores, prensa amarilla y de cotilleo… Una mezcla explosiva de colectivos que se despedazan entre ellos, sin conocer bien la diferencia entre el interés egoísta y la devoción y, por extensión,  capaces de vender a cualquiera. Lula Landry buscará, antes de morir, sus raíces familiares huyendo de un mundo cada vez más perverso, y eso le supondrá algunos problemas.

Nuestro héroe, Strike, fumador empedernido y amigo de la cerveza, es hijo también de un artista famoso, pero su madre, una hippie bohemia, murió de una sobredosis cuando él era un chaval. Su pasado, enlazado con cada personaje que circula por la novela de Galbraith, se convierte en una pieza más  de un mismo juego: una vida llena de falsas apariencias e hipocresía.


He de decir que, hasta el final, ni siquiera sospeché cómo acabaría  la trama, que evidentemente no voy a desvelar. La novela mantiene la intriga -aunque a veces se puede hacer un poco lenta-,  una buena dosis de tensión y la descripción de un Londres entre lo glamouroso y lo mediocre, que siempre nos interesa a los que consideramos, como es mi caso, la capital del Reino Unido como una de las mejores ciudades que he visitado.


Ficha técnica del libro:

Nº de páginas: 544 págs.

Editorial: ESPASA LIBROS, S.L.U.  

Lengua: CASTELLANO

ISBN: 9788467040395

No hay comentarios:

Publicar un comentario