martes, 4 de febrero de 2014

Leyendo “Baila, baila, baila” de Haruki Murakami



La madrugada del domingo 2 de febrero al lunes 3 terminé de leer este sensacional libro de Murakami. No podía dormir sin saber cómo acababa esta intensa historia llena de personajes solitarios que buscan, con anhelo, la felicidad y el amor.

El protagonista, un joven redactor freelance de 34 años, tiene un sueño. En él aparece con Kiki, una prostituta con la que pasó cierto tiempo en un Hotel llamado Delfín. Al despertar del sueño, se dirige al hotel y ve que en su lugar ya no se erige ese viejo edificio destartalado. Ahora, un nuevo hotel sofisticado ocupa su puesto. Eso sí,  se sigue llamando Delfín.
Kiki desapareció sin más y nadie sabe dónde encontrarla. Mientras tanto, nuestro protagonista deambula sin saber bien qué busca.

En el nuevo hotel conocerá a una chica que trabaja en recepción y que ha vivido extrañas situaciones en el edificio. Algo que roza lo paranormal y que no sabe explicar. También conocerá a Yuki, una niña de 13 años hija de una famosa fotógrafa y de un escritor. La joven es ignorada por sus padres divorciados, pero, además, tiene un don sensorial un tanto especial.

El joven redactor, o quitanieves  cultural como le gusta llamarse, es objeto, como la joven recepcionista, de una situación muy extraña. Mientras ella sale del ascensor y se encuentra con una oscuridad total  y un olor peculiar, nuestro protagonista se adentra más en las sombras y se tropieza con un hombre vestido de carnero. El hombre carnero  le dice que todo está conectado y que él le ayudará a encontrar su sitio.

Buscando el porqué del sueño, este excéntrico quitanieves cultural entablará amistad con Yuki, andará tras la recepcionista y vivirá situaciones inexplicables en su día a día. Mientras tanto, recuperará una vieja amistad con Gotanda, un compañero suyo del colegio que ahora es actor y que oculta un secreto vital para la historia.

La trama se va retorciendo, sucediéndose asesinatos, desapariciones y momentos de auténtica intriga.
¿Es real o irreal lo que viven? Todo parece oculto por una niebla onírica. Los personajes, como perdidos, buscan su sitio en el mundo, su lugar.

Baila, baila, baila es una novela llena de  sensibilidad, buena música, intriga y sobre todo, una genial metáfora sobre los sentimientos y la soledad.

Ficha técnica


NARRATIVA (F). Novela
Septiembre 2012
Andanzas CA-786
ISBN: 978-84-8383-425-1
País edición: España
464 pág.


No hay comentarios:

Publicar un comentario