domingo, 26 de enero de 2014

“El proyecto de la Bruja de Blair”




Hace unos pocos días estuve viendo la otrora famosa película de terror “El proyectode la  Bruja de Blair” (1999), pelotazo en su día y que supuestamente marcó un hito como  regeneradora del cine de terror. Como ya pasó con clásicos como “Holocausto Caníbal” (1980),  la promoción fue tan o más importante que lo que luego fue la película. Planteadas ambas como si fueran un documental, los directores esperaban que la audiencia viera estos filmes como auténticos documentales reales y, por lo tanto, con altas dosis de probabilidad de que los hechos narrados pudieran pasarnos a cualquiera. 

Lo que os comentaba de la promoción es muy importante, porque en el caso de “Holocausto Caníbal” se llegó a obligar a  los actores a no presentarse en el estreno de la cinta porque supuestamente habían sido devorados en el Amazonas. En el caso de “El proyecto…”, la viralidad en Internet fue crucial. La red de redes sirvió así como un motor enorme para movilizar una campaña publicitaria muy efectiva. Lo que se vendía no era una película de terror bien realizada o una superproducción de Hollywood, no, lo que se exponía era un documento real rodado en “amateur” por tres jóvenes estudiantes.

“El proyecto de la Bruja de Blair” parte de la aventura que viven tres adolescentes que se adentran en un bosque para grabar un documental. Ya al principio nos advierten de que ese material audiovisual ha sido encontrado tirado tras la evidente desaparición de los chavales - dos chicos y una chica-.

A mí esta forma de grabar me marea bastante, incluso hay momentos en que me  duele la vista, pero he de reconocer que en ciertas escenas la intensidad es mayúscula. ¿Por qué? Pues porque realmente eres uno más de los que se han perdido en el bosque. No ves ni más ni menos. No es como las películas de terror clásicas en las que observas cómo el monstruo acecha a la pobre chica y te dan ganas de gritar a ver si espabila. En esta película, te enteras de lo que hay cuando uno de ellos lo dice, mueve la cámara y enfoca algún objeto, zona del bosque o aparece cualquier otro plano que arroje algo de luz. En realidad, ellos son los que te trasmiten el estrés y el pánico. La película da miedo en tanto en cuanto empatices con su situación.

Si no habéis visto la película, voy a contar más cosas en plan Spoiler.

La leyenda de la Bruja al principio se plantea como algo esotérico y costumbrista de una región alejada de la ciudad. Pero el guion encamina la historia hacia un perturbado que, en su día, asesinó a varios niños. Una leyenda oscura que aterroriza a los lugareños. Esta historia contada de padres a hijos será la fundamental, puesto que, cuando la película se dirige hacia el final, los chicos -que previamente se han perdido durante varias noche en el bosque y nadie sabe cómo han terminado ahí- llegarán  a una casa en ruinas donde el misterio se cruza con lo espeluznante. La cinta culmina con un primer plano borroso del suelo. Aquí se acaba la grabación y,  por lo tanto, el film.

2 comentarios:

  1. Yo me cagué un poco cuando la vi por primera vez. No sabía mucho lo que iba a encontrarme y me dio bastante mal rollo xD

    ResponderEliminar
  2. Cierto, la verdad es que al principio, sobre todo en las escenas dentro de la tienda de campaña, se pasa realmente miedo.
    Muchas gracias por el comentario y ¡un saludo!

    ResponderEliminar