domingo, 24 de marzo de 2013

Quemar después de leer.


Una vez más, los hermanos Coen me sorprenden con una hilarante comedia -a veces un poco  exagerada, todo hay que decirlo-, que me ha hecho reír y pasar un rato de lo más entretenido. Hablo de Quemar después de leer 

Con un reparto de lujo, en el que destaca el trío masculino interpretado por John Malkovich, Brad Pitt y George Clooney, los Coen construyen una trama llena de relaciones laberínticas, algo de intriga y, sobre todo, mucho humor. John Malkovich interpreta a un agente de bajo nivel que es relevado de su puesto en la CIA y que, en el paro, quiere escribir sus memorias. George Clooney hace de extraño personaje que supuestamente trabaja en el Tesoro, está casado con una escritora de cuentos infantiles y, a la vez, tiene un affaire con la mujer de Malkovich. Una doble vida que se convierte en triple o cuádruple, como se irá viendo a lo largo del film. Brad Pitt, por el contrario, es un loco del gimnasio envuelto en un raro caso de espionaje.

Tampoco hay que obviar el fantástico trabajo de Frances Mcdormand, en el papel de compañera de trabajo de Pitt y cuyos problemas de estética la llevan a iniciar un proyecto alocado con su compañero de empresa que guiará a ambos hasta la embajada rusa.
Espionaje, divorcios, culto al cuerpo y un desenlace que te deja pensando sobre lo que acabas de ver,  es, a grandes rasgos, lo que caracteriza esta película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario