lunes, 12 de noviembre de 2012

Más oscuro que la noche


Estas últimas semanas he dedicado mi tiempo de lectura nocturna, que ya sabéis que llevo meses  centrado en  el género del suspense,  a leer la novela que tiene por título  Más oscuro que la noche”, obra del escritor estadounidense Michael Connelly. El libro responde a todos los clichés del género policíaco, pero eso no le resta  cierto atractivo que puede interesar al amante de la novela negra, entre los que me incluyo. La trama reza así:

Terry McCaleb es un antiguo agente del FBI que se ha visto obligado a la jubilación anticipada    a causa de una grave enfermedad. Se dedica a ganarse la vida  organizando viajes en barco y vive con su esposa y sus hijos. Un día, una antigua compañera de profesión le trae una serie de fotos y un vídeo que describen un asesinato ocurrido en extrañas circunstancias: un antiguo presidiario es encontrado muerto en posición fetal inversa. Sus brazos y sus piernas se encuentran atados a la espalda y, además, le han golpeado con contundencia en la cabeza. Le han tapado la boca con cinta adhesiva y en esa cinta han escrito un mensaje en latín.  McCaleb se da cuenta de un detalle que no quiere pasar por alto: una lechuza ha sido colocada de forma intencional en el escenario del crimen. El mensaje y el escenario llevan a McCaleb a investigar a un interesante pintor cuya obra rebosa de mensajes e imágenes siniestras.

Otros de los personajes que aparecen es Henry Bosh, policía  de homicidios con muchos años de experiencia. Por azar, o no tanto, el asesinado tenía relación con un caso de Bosch. McCaleb lo sabe y se reúne con él, pero lo que no sabe McCaleb es que el macabro asesinato tiene mucho que ver con antiguos casos de Bosh, planteándose así un rompecabezas que lleva a sospechar a McCaleb del agente de homicidios.

Connelly construye una trama intensa en la que nos va aportando, con cuentagotas y de forma muy bien administrada, información relativa al arte, los personajes y una serie de oscuras conspiraciones.  Es el primer libro de Connelly que leo, pero creo que le dedicaré más tiempo a este autor.