domingo, 2 de septiembre de 2012

EXTRAÑOS EN UN TREN


Muy conocida por la versión cinematográfica que dirigió Hitchcock, “Extraños en un tren” es una novela de suspense llena de tensión firmada por la escritora Patricia Highsmith, autora del enigmático personaje de ficción Tom Ripley.

El escenario en el que arranca la trama nos sitúa  en un  tren, ese medio de transporte tan estimado por los amantes del suspense.  Durante el viaje, dos desconocidos se encuentran por casualidad. Uno de ellos, Guy, es un arquitecto que espera el divorcio de su aborrecida e infiel mujer. Comprometido en la actualidad con una muchacha a la que ama, espera,  con anhelo,  una buena oportunidad laboral.  Por otro lado está Bruno, un joven malcriado, perturbado, borracho y caprichoso, que odia con todas sus fuerzas a su padre y que muestra un amor incondicional hacia su querida madre. Bruno invita a Guy a que cene con él en su compartimento. A  pesar de la resistencia inicial de Guy a compartir la comida vespertina con su extraño nuevo conocido, termina aceptando la oferta.  Durante la comida, mientras el alcohol hace fluir las palabras y las historias personales de cada uno,  el anfitrión le propone a Guy un juego. Él matará a su mujer para que no se interponga en su nueva relación y, a cambio, el arquitecto tendrá que eliminar a su padre. La planificación parece perfecta; nadie sospechará de ninguno de los dos, puesto que son personas extrañas y  totalmente ajenas a los círculos personales de las víctimas. Guy no le hace caso, no le da más vueltas al asunto y, una vez finalizado el viaje, pretende olvidarse del encuentro.

Bruno no se olvida de Guy, de hecho,  se obsesiona  de modo enfermizo con él. Como el que no quiere hacer nada, dejándose llevar por un eléctrico impulso homicida,  Bruno opta por cumplir la  parte que le atañe de su macabro plan y mata por estrangulación a la mujer de Guy. Convencido de que ha cumplido con su parte, Bruno se acerca a Guy a exigirle que mate a su padre, tal y como el joven había previsto.  Desde ese día, una  concatenación de sucesos va acercando cada vez más a los dos protagonistas hacia el abismo, entrando en una espiral angustiosa de tensos momentos que desembocarán en  un trágico final.

Patricia Highsmith traza una historia en la que sus personajes se caracterizan por la ambigüedad, no sólo moral y ética en relación con el asesinato, sino incluso sexual, planteando al lector un reto de análisis para saber cuál es el verdadero motivo que lleva a Guy y Bruno a verse involucrados en asuntos tan turbios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario