martes, 3 de enero de 2012

Sin Límites


Hay algo en la película “Sín Límites” que me ha resultado de interés. No es tanto la trama o el suspense de esta enérgica cinta, en la que un escritor bloqueado y con poco éxito en la vida encuentra una pastilla que potencia su intelecto de forma inescrutable, sino esa idea de que aprovechamos una mínima parte de esa máquina tan perfecta llamada cerebro. El individuo que llegara a desarrollar todo ese potencial encontraría un éxito fulminante, situando la inteligencia como el verdadero motor del éxito.

¿Podría una pastilla desarrollar tanto nuestras habilidades intelectuales que nos volviera unos genios millonarios? No sé, pero esa pastilla podría tener efectos secundarios demoledores, tal y como desarrolla la película. No solo la salud del que toma la droga se vería alterada, sino que la gente sería capaz de hacer cualquier cosa para tener siempre el elixir del desarrollo intelectual.

El protagonista de la película pasa de escribir con éxito a ser un broker y, de ahí, a catapultar una incipiente carrera política. Al terminar de ver “Sín Límites” uno piensa, entrando en el terreno de la ciencia ficción, cuál será el secreto del éxito de mucha gente. ¿Existirá la dichosa pastillita?

2 comentarios:

  1. Dudaba bastante de esta película, no ha recibido las mejores críticas, y por eso no me había animado a verla. Ahora, al decir que puede resultar interesante, consideraré verla.

    Saludos, Héctor.

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha parecido interesante, tiene su tensión y da que pensar.

    Gracias por el comentario Carlos!

    ResponderEliminar