miércoles, 21 de septiembre de 2011

DE RATONES Y HOMBRES


He tenido el placer de conocer un poco el mundo literario del escritor norteamericano John Ernst Steinbeck (nacido el 27 de febrero de 1902 – fallecido el 20 de diciembre de 1968) a través de su genial obra “De ratones y hombres”. Éste es uno de esos libros que cuando lo terminas, te quedas con una sensación de desasosiego y admiración que puede durar días o toda la vida. Es una novela breve, de apenas 160 páginas, pero impactante.

Steinbeck nos cuenta la historia de dos trabajadores del campo a borde de la marginación, que se dedican a viajar y parar en cualquier rancho en el que se puedan ganar unos jornales. George, uno de ellos, es más listo, delgado y pequeño. El otro, Lenny, un gigantón de una fuerza descomunal, tiene, sin embargo, una inteligencia bastante corta, lo que le obliga a depender de George para casi todo. George lo insulta y a veces parece desear que no estuviera con él pero, por otro lado, sabe que necesita su ayuda y, al fin y al cabo, es su amigo. A Lenny le gusta acariciar animales, sobre todo ratones, conejos y perros, pero su falta de control con la fuerza provoca que termine matándolos.
George le va contando a Lenny futuros proyectos que pueden iniciar, como comprar unas tierras para poder tener su propia granja, A Lenny le encanta escuchar eso, porque George le promete que podrá criar conejos y que los podrá acariciar. Para todo ello sólo tendrán que ahorrar algo de dinero.
En uno de los ranchos en los que se paran a trabajar suceden una serie de acontecimientos que desembocan en un final inesperado y que, además, nos permitirán conocer otros personajes con los que se radiografía una clase social abundante en los EEUU de la época.

La amistad, el trabajo, los proyectos nunca llevados a cabo, la pobreza, son conceptos que aparecen en “De ratones y hombres" y que la hacen una obra tan llena de belleza como de dureza.

2 comentarios:

  1. Alguien que se llame Ernst tiene que merecer la pena, je, je. Me apetece leerlo, ya te contaré...

    ResponderEliminar
  2. Si, lo de Ernest por qué será, jajajaj. El libro se lee en un par de tardes y merece la pena. Saludos!!

    ResponderEliminar