martes, 3 de mayo de 2011

Corre, Conejo…


Ante las dificultades de la vida, cuando las cosas se tuercen o no salen como uno esperaba, siempre queda la posibilidad de salir corriendo. Creo que todo el mundo se lo habrá planteado alguna vez, pero el que seguro que lo llevó a cabo es Harry “Conejo” Amstrong, el personaje creado por el escritor norteamericano John Updike (1932-2009). He leído la primera novela que le dedicó, titulada “Corre, Conejo”, en la que comienzan las aventuras de este antiguo as del baloncesto reconvertido en vendedor. En la novela, Harry se cansa de su mujer Janice, de su hijo, de sus suegros, de sus padres… de todos, y decide salir una noche a comprar tabaco para no volver. Deambulando con su coche, termina saliendo de fiesta con su antiguo y defenestrado entrenador de baloncesto. Entre la tragedia y la comedia, “Conejo” Amstrong conoce a Ruth, una chica con la que mantiene un extraño romance, se topa con un cura amante del golf que lo quiere devolver al rebaño y cuya esposa no simpatiza con Harry y vive una historia que se va retorciendo para desembocar en un frío e impactante final.

Muy recomendables las aventuras de este tipo.

4 comentarios:

  1. Muy buena entrada Héctor, eso quisiera yo, salir a comprar tabaco .... y no volver, jajajajaja, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Conchi! Jajaja, comprar tabaco tiene esas cosas, saludos!

    ResponderEliminar
  3. Suena interesante el libro.
    En cuanto a lo del tabaco, lo bueno de ser cyborg es que no sufro las consecuencias para la salud. Como ya no tengo pulmones... A lo mejor me lo planteo y todo.

    ResponderEliminar
  4. jajaj, si Cyborg, los vicios no deben ser un problema, recomiendame tu mecánico, jajaj. Saludos Fiera!

    ResponderEliminar