domingo, 10 de abril de 2011

NO PODER CAMBIAR LA HISTORIA


Cuando uno repasa la historia, lee sobre las guerras, injusticias, masacres y demás páginas dramáticas de nuestra existencia, quisiera poder cambiarlas, darles un giro. Uno se acerca una y otra vez a un acontecimiento y siempre pretende que termine de otra forma. Las guerras mundiales, los genocidios… Me gustaría avisarles de que por ahí no pero, claro, nadie haría caso, como ahora muy poca gente se hace eco cuando se critican la violencia y las injusticias. En el mundo de la ficción también me ocurre con frecuencia, pero quizás fue con el libro “Crónica de una muerte anunciada” del genial Gabriel García Márquez (1927) con el que sufrí más.

Cuando Santiago Nasar con su traje de lino blanco irrumpe en la escena sabes que lo van a liquidar. No tiene la culpa de lo que le acusan, pero da igual. Todo el mundo lo sabe, los asesinos se han dedicado a proclamarlo; todos, menos el que debería ser el más interesado, el propio Nasar, que se percata poco antes del fatídico desenlace. Cuando pasas las páginas, tienes ganas de meter el brazo y sacarlo de ahí, de darle una voz. No entiendes como una concatenación de sucesos dan pie al dramático final. Lo lees una y otra vez y no te explicas cómo nadie le dice nada.

Poder para cambiar las cosas que han ocurrido, que ocurren u ocurrirán; eterno deseo del ser humano.

3 comentarios:

  1. Hola Héctor, pues si, amigo, si se tuviera el poder suficiente para poder cambiar las cosas de éste mundo, todos seríamos profetas, adivinos, existirían muchos Nostradamus, no crees?, pero es lo que hay, lo que nos ha tocado vivir, y ojalá de verdad algún día no haya tanta violencia derramada, no se yo si en otro plano existencial no ocurren las desgracias de éste. Buena entrada, y vi esa película que mencionas, te mando un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Es lo que todos hemos deseado más de una vez en la vida, el poder más perseguido. Pero quizás estaríamos más cerca de esta cualidad si entendiéramos y aprendiéramos de los muchos errores del pasado.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Conchi Y Santi por los comentarios!! Estoy de acuerdo, poder cambiar las cosas es un ahelo que perseguira al ser humano siempre

    ResponderEliminar