lunes, 26 de diciembre de 2011

CAVAFIS: ESPERANDO A LOS BÁRBAROS.


El poeta griego Constantino Petrou Cavafis, en griego Κωνσταντίνος Πέτρου Καβάφης (Alejandría, Egipto; 29 de abril de 1863 – 29 de abril de 1933), fue una de esas grandes figuras que la literatura nos dio a principios del ya fenecido siglo XX. Muy conocido por su poema “Ítaca”, hoy he creído oportuno traer hasta este humilde blog otro poema suyo, fascinante como todos, que se titula “Esperando a los bárbaros”. De vigorosa actualidad, con un toque crítico y desasosegante, “Esperando a los bárbaros” es un poema que nos abre los ojos y nos hace pensar. Que disfruten de su lectura.

“-¿Qué esperamos congregados en el foro?
Es a los bárbaros que hoy llegan.

-¿Por qué esta inacción en el Senado?
¿Por qué están ahí sentados sin legislar los Senadores?

Porque hoy llegarán los bárbaros.
¿Qué leyes van a hacer los senadores?
Ya legislarán, cuando lleguen, los bárbaros.

-¿Por qué nuestro emperador madrugó tanto
y en su trono, a la puerta mayor de la ciudad,
está sentado, solemne y ciñiendo su corona?

Porque hoy llegarán los bárbaros.
Y el emperador espera para dar
a su jefe la acogida. Incluso preparó,
para entregárselo, un pergamino. En él
muchos títulos y dignidades hay escritos.

-¿Por qué nuestros dos cónsules y pretores salieron
hoy con rojas togas bordadas;
por qué llevan brazaletes con tantas amatistas
y anillos engastados y esmeraldas rutilantes;
por qué empuñan hoy preciosos báculos
en plata y oro magníficamente cincelados?

Porque hoy llegarán los bárbaros;
y espectáculos así deslumbran a los bárbaros.

-¿Por qué no a acuden, como siempre, los ilustres oradores
a echar sus discursos y decir sus cosas?

Porque hoy llegarán los bárbaros y
les fastidian la elocuencia y los discursos.

-¿Por qué empieza de pronto este desconcierto
y confusión? (¡Qué graves se han vuelto los rostros!)
¿Por qué calles y plazas aprisa se vacían
y todos vuelven a casa compungidos?

Porque se hizo de noche y los bárbaros no llegaron.
Algunos han venido de las fronteras
y contado que los bárbaros no existen.

¿Y qué va a ser de nosotros ahora sin bárbaros?
Esta gente, al fin y al cabo, era una solución”.

sábado, 24 de diciembre de 2011

LISTA CULTURAL PARA NAVIDAD

Cuando llega la Navidad, es hora de escribir la carta a los reyes magos. Este año estoy trabajando en una lista en la que recojo series, cómics y libros. Quizás me los compre, me los regalen o, muy probablemente, tendré que esperar a las próximas navidades para hacerme con ellos. Empezamos:

1.- "Sandman Volumen 3: Delirio” Como bien sabéis, soy un admirador de la obra de Neil Gaiman y espero terminar la colección cuanto antes. Los volumenes recopilan esta obra y están publicados por la editorial planeta.


2.- Tercera temporada de “The Wire”. Esta genial serie trata sobre el tráfico de drogas en la ciudad de Baltimore. De lo mejorcito que he visto por televisión.

3.- La serie completa de Expediente X. Esta serie merece la pena tenerla completa.


4.- Las obras completas de Guy de Maupassant. El autor de “Bola de sebo” fue un escritor prolífico que merece la pena leerse.


5.- Las obras completas de Lovecraft. La editorial Valdemar ha hecho un gran trabajo con la obra de este genio del terror.


6.- Civil War. Este famoso cómic de Marvel, me lo han recomendado innumerables veces. No sé por dónde empezar, pero me lo apunto.


7.- Sunset Park. La última novela de uno de mis escritores fetiches, Paul Auster.

Bueno, por ahora está bien, ya iremos avanzando más conforme pasen las navidades.
Ya me contáis qué regalos culturales os llegan.
Felices Fiestas.


jueves, 8 de diciembre de 2011

Una de series: The Killing



Ayer mismo terminó la primera temporada de “The Killing”, serie que narra las investigaciones en torno al asesinato de la joven Rosie Larsen. Remake de una obra danesa, “The Killing” te envuelve en una fría atmósfera ambientada en un Seattle lluvioso y tenebroso donde nada es lo que parece. Rosie Larsen, como Laura Palmer en “Twin Peaks”, esconde una serie de secretos que poco a poco se van despejando. En realidad, todos los personajes arrastran una vida oculta y llevada al límite. Por un lado están los policías protagonistas, una detective divorciada que casi pierde la custodia de su hijo por no estar nunca en casa y que se ve abocada a investigar el asesinato con su compañero, un agente con antiguos problemas de drogadicción y algún siniestro detalle más que queda aún por dilucidar. Por otro lado, encontramos un concejal traumatizado por la muerte de su esposa, que se disputa la alcaldía en las elecciones de la ciudad y que entra en una especie de juego sucio que se volverá en su contra. El cuerpo de Larsen aparece en un coche de su campaña y, desde entonces, la historia del concejal y la del asesinato corren de forma paralela. He de resaltar lo interesante de los conflictos políticos como telón de fondo, pues retratan bien cómo las luchas electorales en EEUU terminan derivando en agresiones crueles basadas, sobre todo, en sacar toda la basura que se pueda de los contrincantes.

Y qué decir de la familia de la joven, con un padre que era miembro de la mafia antes de casarse… y muchos más secretos que no pienso desvelar.

Al terminar la primera temporada no queda todavía claro lo que pasó, quién mató a Rossie Larsen y qué se esconde realmente detrás de toda esta oscura trama. Tendré que esperar a siguientes temporadas.

martes, 6 de diciembre de 2011

CANCIÓN DE NAVIDAD


La Navidad es una época en la que parece obligado ser bueno, generoso y expulsar bondad por todos los poros. A pesar de este empacho de buenas intenciones, la temática navideña nos ofrece buenas obras maestras del mundo cultural. En la literatura, cómo no, cabe resaltar “A Christmas Carol” o, como tradicionalmente se ha traducido en España, “Cuento de Navidad”, del ilustre escritor inglés Charles Dickens (1812-1870).

“A Christmas Carol” trata de un viejo tacaño, antipático y miserable llamado Ebenezer Scrooge. El viejo, que regentaba un negocio con su ya fallecido socio Marley, odia la Navidad, trata como un esclavo a su empleado e ignora las continuas invitaciones de su sobrino para cenar con él y su familia en Nochebuena. Creyendo que todo seguirá igual al día siguiente, tal noche a Scrooge le ocurren una serie de sucesos extraordinarios que cambiarán su vida. Primero, se le aparecerá el fantasma de Marley, su antiguo socio. Éste le avisa de que recibirá la visita de tres espectros, que no son otros que el fantasma de las Navidades Pasadas, las Navidades Presentes y las Navidades Futuras.

Ante Ebenezer se presentan la vida que pasó, las alegrías de antaño, los sufrimientos del presente, las miserias y penalidades por las que tiene que pasar su empleado; puede ver a su sobrino compadeciéndose de él y, además, atisba el futuro oscuro y triste que le espera.

Scrooge se volverá amable y generoso tras esta dura experiencia. No hay nada como ver el sufrimiento y la bondad ajena para cambiar de ideas.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

MÁS DURA SERÁ LA CAÍDA


Aunque no estoy muy familiarizado con el mundo del boxeo, he de decir que en el baúl del séptimo arte encontramos auténticas joyas alrededor de este deporte. Una de estas geniales películas es “Más dura será la caída”, dirigida por Mark Robson y protagonizada, entre otros, por Humphrey Bogart.

En un mundo cruel y competitivo, aparece un boxeador argentino apodado “Toro Moreno”. Acompañado por su entrenador, “Toro Moreno” es un gigante de cerca de dos metros totalmente inútil para la pelea. Un hombre de negocios un tanto turbios y sin escrúpulos, ve la posibilidad de hacer mucho dinero encumbrando al argentino. Necesitará dos cosas: sobornar a boxeadores rivales y contar con un periodista que genere una leyenda alrededor de púgil. El periodista en cuestión será Eddie (Bogart) un antiguo reportero deportivo que se ha visto sin trabajo tras el cierre de su periódico. Hastiado de la vida, totalmente quemado, Eddie acepta el empleo y se pone a trabajar para convertir a “Toro Moreno” en el próximo boxeador que dispute una final de los pesos pesados.

Explotados por sus representantes, abucheados y vilipendiados por unos espectadores ávidos de sangre, los boxeadores de la película se convierten en víctimas de un circo romano en el que, de todo el dinero que se mueve, ven más bien poco.

“Toro Moreno” se dirige hacia una final en la que todos, menos él mismo, saben que perderá.
Sólo cabe esperar que Eddie cambie de opinión, remordido y angustiado por su conciencia. ¿Qué ocurrirá?

sábado, 12 de noviembre de 2011

THE SANDMAN: DESEO


Cada vez estoy más entusiasmado con la obra maestra de Neil Gaiman. A sus magníficas tramas hay que sumarle un nivel de erudición sobresaliente. Cuando lees “Sandman” estás leyendo sobre Mitología, Literatura, Filosofía, Historia… y todo ello ubicado en un mundo sobrenatural fascinante.

En este volumen 2 se recopilan las siguientes historias:

Calíope:tomando como título el nombre de una musa de la mitología griega, “Calíope” nos cuenta la historia de un escritor que se enfrenta al problema más temido por los que se ganan la vida hilvanando palabras sobre el papel: el bloqueo. Desesperado, este escritor llamado Madoc, decide plegarse ante la exigencia de otro miembro de su gremio: Erasmus Fry. Éste le pide que le traiga un tricobezoar (una bola de pelo humano que supuestamente tiene grandes poderes curativos). A cambio, Fry le regala a Calíope, una musa que insufla una fuente de inspiración inagotable a los escritores. Madoc se la lleva a casa y, secuestrada y esclavizada, permite que Madoc se convierta en un autor bestseller. Pero esto no acabara así.

Un sueño de mil gatos: un gato que se encuentra apaciblemente dormido en la casa de sus amos es despertado por un compañero que, ante la noticia de que se avecina un interesante acontecimiento, lo invita a ir al bosque. Allí, una especie de profeta felino cuenta la historia de que, una vez, el mundo era dominado por los gatos y los humanos eran sus esclavos. Los humanos descubrieron que si soñaban que el mundo lo gobernaban ellos, esto se cumpliría. Para que esto sucediera, tendrían que soñarlo mil personas a la vez. ¿Qué pasaría si fueran mil gatos los que soñaran que el mundo fuera de nuevo suyo?

El sueño de una noche de verano: Gaiman nos trae a un Shakespeare en el apogeo de su carrera. Absorto en su trabajo, consumido por el deseo de perfección, el dramaturgo inglés apenas ve a su familia. En el campo, acompañado por su hijo de 11 años, es contratado por el dios del Sueño para que deleite con su obra a un abanico de seres extraordinarios. “El sueño de una noche de verano” ganó el premio literario “World Fantasy Award” a la mejor historia corta en 1991. Todo un deleite.

Fachada: en esta historia aparece la superheroína, ya bastante olvidada, Element Girl. Amargada por un rostro decadente y por su incapacidad para relacionarse con los humanos, se ve encerrada en su piso teniendo como principal contacto con el exterior a una persona al otro lado del teléfono. El desenlace, todo un impacto.

Estación de nieblas: “Estación de nieblas” es mi historia favorita y, por ello, le dedicaré algo más de espacio. Dividida en seis capítulos y un epílogo, arranca con una reunión familiar de Sandman y el resto de los eternos. Aunque ya los cité con anterioridad, detengámonos un poco en los eternos; bien vale la pena saber un poco más de ellos. Empecemos por DESEO que, tal como se describe en el cómic, es de estatura media, tiene dos caras, dos formas y mezcla lo femenino con lo masculino. Nunca es la poseída, siempre es la poseedora. La siguiente es DESESPERACIÓN, hermana melliza de Deseo, es reina de un inhóspito reino. Su piel es fría y pegajosa y su voz poco más que un susurro. Desesperación habla poco y es paciente.
En tercer lugar está DESTINO. Siempre encapuchado, Destino porta el libro en el que todo está escrito. Es el mayor de los eternos, huele a polvo y a bibliotecas de la noche. Sus pies no dejan huella y no proyecta sombra alguna. En cuarto lugar, estaría DELIRIO. Es la más joven de los eternos, tiene el aspecto más variable de todos y cada ojo de un color distinto.
En quinto lugar encontramos a SUEÑO DE LOS ETERNOS. Es flaco como un palillo y acumula infinitos nombres. Cuando le apetece, Sueño proyecta una sombra humana.
Finalmente, estaría MUERTE. El cómic no nos da más información sobre este último eterno.
Según viene expresado en el cómic, faltaría un séptimo eterno que ya no se encuentra en la familia y que es conocido como “El pródigo”.
Como decía, todos los eternos están convocados a una reunión. Enfrascados en distintas discusiones, a Sueño se le echa en cara que, una vez, sintiéndose rechazado por Nada (una fémina de belleza insondable), condenó a ésta a hospedar en el infierno eternamente. Afectado por esta decisión, Sueño decide ir al infierno a rescatar a Nada. Consciente del peligro, se despide de sus más allegados, pero lo que Sueño no podía saber es que le esperaba una gran sorpresa. Lucifer, el todopoderoso rey del Averno, está cansado y decide dimitir de sus obligaciones. Le cede la llave del infierno a Sueño y decide marcharse a no se sabe dónde, hastiado de la vida en el inframundo. Cuando todos los dioses y demonios se enteran de que Sueño posee la llave del infierno, van a visitarlo a su palacio, exhortándole, cada uno con sus argumentos, a que ellos deben ser los dueños de la llave y, por extensión, reyes del infierno. En “Estación de nieblas” podemos ver un enorme abanico de personajes mitológicos, desde el dios Thor hasta Azazel, pasando por ángeles y hadas de todo tipo. Todos anhelan el inframundo. Pero, ¿quién estará destinado a ganar la llave?

Hasta aquí el análisis de “The Sandman: DESEO. Volumen dos”. Espero que este artículo motive a los que todavía no han leído la obra maestra de Neil Gaiman a hacerlo. Estoy seguro de que disfrutaréis de la lectura del cómic tanto como yo.

domingo, 30 de octubre de 2011

“DEAD MAN WALKING”


La pena de muerte siempre ha sido un asunto polémico, sobre todo cuando la primera potencia mundial, EEUU, cuenta con muchos estados que la aplican. Descartada la silla eléctrica y otras formas de eliminación radical de criminales, es la inyección letal la que se ha decidido extender por razones “humanitarias”. La inyección se basa en la administración progresiva por vía intravenosa de un potente barbitúrico. Como podemos leer en la Wikipedia, “se usan tres sustancias conjuntamente: tiopental sódico, bromuro de pancuronio y cloruro de potasio. El tiopental sódico es un barbitúrico de acción muy rápida que hace perder el conocimiento al preso, la segunda es un bloqueador de placa mioneural no despolarizante, que paraliza el diafragma, impidiendo así la respiración, y el cloruro de potasio despolariza el músculo cardíaco provocando un paro cardíaco”.
Se ha demostrado que con la pena de muerte no desciende el número de crímenes pero, ¿cuál puede ser el principal motivo por el que tenga tanto apoyo en la tierra del tío Sam? Creo que es por un sentimiento de venganza, en la que el estado, como representante ciudadano, expresa más que nunca el concepto de “diente por diente”.
Pero quizás el asunto se complique más.

La genial película “Pena de muerte”, dirigida por Tim Robbins, cuyo título original es “Dead Man Walking”, que se podría traducir como “El corredor de la muerte”, nos plantea el tema de la pena capital desde varios puntos de vista.
El primero es el de una monja, interpretada por Susan Sarandon, que decide ayudar a un preso acusado de violación y asesinato (encarnado por Sean Penn). Sufre por el reo, pero también por la presión de su propia familia que no entiende como una monja puede defender a un asesino.
El condenado, un antisocial redomado, da su visión de los hechos. Su familia está compuesta por dos hermanos más y su madre, todos ellos de extracción muy humilde. La monja intentará que cambie su modo de ver los hechos, que se arrepienta e, incluso con la ayuda de varios abogados, que su pena sea anulada.
Las víctimas asesinadas, un chico y una chica muy jóvenes, a punto de casarse, en un momento de total plenitud de sus vidas y que ven cortados de cuajo todos sus proyectos de futuro, nos trasladan al siguiente punto de vista: el de sus familias. Unos padres destrozados que esperan con anhelo el día en el que se termine con la vida del culpable.
El odio y la venganza los corroen, sobre todo al padre del chico, que termina divorciándose porque su mujer no aguanta la tensión y necesita pasar página.


Robbins nos ofrece un prisma en el que mirar la pena de muerte desde distintos ángulos, entendiendo todas las partes y cuestionándote en ocasiones tus propias ideas. Al final, Sean Penn, atado con innumerables correas en la camilla de la inyección letal, pide perdón y desea que su muerte alivie a los padres de las víctimas. Pero, ¿será así o el odio y la tristeza los seguirá corroyendo por dentro? La película finaliza con la monja intentando ayudar al padre de los chicos, en lo que parece ser un intento desesperado por olvidar, recordar y perdonar.

Una película para la reflexión.

domingo, 16 de octubre de 2011

EL MAL CON CARA DE NIÑO


Uno siempre se imagina el mal con cara de bestia, olor a azufre, cara deformada, cola, cuernos, colmillos exageradamente grandes… o con cualquier otra característica desagradable capaz de provocar más de una pesadilla. Pero lo que nunca se encontraba entre las posibilidades es que el mal tuviera cara de niño.

Hay muchas películas cuyos protagonistas son niños despiadadamente malvados. Hablaríamos, por poner un par de ejemplos conocidos, de “Los chicos del maíz”, película de 1984 basada en un relato de Stephen King, o la genial “Quién puede matar a un niño”, dirigida en 1976 por el maestro Narciso Ibáñez Serrador, director al que admiro y que también nos deleitó con “Historias para no dormir”, serie de Televisión Española emitida a mediado de los sesenta. Los niños, en estas películas, se convierten en unos personajes malévolos, que trasmiten aún más terror al tener una cara de inocencia capaz de neutralizar cualquier intento de combatirlos.

Pero para mí, sin lugar a dudas, hay una película especialmente intrigante, ya que el niño en esta ocasión encarna el mal, pero en ningún momento se ve cómo él lo ejerce del todo. Es más, ese ambiente opresivo a la par que desconcertante que inunda toda la película es el que da auténtico pavor. Hablo de “La profecía”, película de 1976 dirigida por Richard Donner y protagonizada por Gregory Peck.
Este clásico del género del terror nos cuenta la historia de un diplomático estadounidense destinado en Roma al que le comunican que su futuro bebé ha fallecido nada más nacer. Preocupado ante la idea de comunicárselo a su mujer, el sacerdote del hospital en el que está le ofrece la posibilidad de quedarse con un niño cuya madre ha muerto en el parto. Este niño será llamado Damien.

Conforme crece el niño, se van dando una serie de momentos sospechosos, que van definiendo un perfil macabro en la sonrisa angelical del joven Damien. Mientras tanto, un alocado sacerdote intenta advertir al diplomático sobre el peligro. Su hijo es la encarnación del demonio y, tal como dice la profecía, éste se reencarnará en el seno de una familia con influencias políticas (sí, suena irónico que el maligno acabe metido en política).

Aunque le explican cómo tiene que acabar con el demonio, Gregory Peck se queda congelado ante la mirada inocente de Damien, seguramente preguntándose cómo puede ser que el mal tenga cara de niño.

domingo, 25 de septiembre de 2011

DETECTIVES FORENSES


Este verano he aprovechado para sumergirme en el interesante mundo de las series basadas en detectives forenses. Primero empecé con “Bones”, protagonizada por la doctora Brennan, antropóloga especializada en “huesos” con cierta incapacidad para empatizar con los demás humanos, y el agente Booth, un chulesco y a veces inocente miembro del FBI. Irradia momentos de comedia, un poco de tensión sexual entre los protagonistas y ciertas dosis de emotividad. Cuando ves a la doctora y a sus ayudantes analizando huesos y sacando todas esas conclusiones sobre los criminales, te preguntas si será verdad que se pueden deducir tantas cosas analizando esqueletos.

Pero la otra serie a la que me ha enganchado es la archiconocida “CSI”. Sí, no tengo perdón y he de confesar que también he empezado este verano a verla, sobre todo “CSI Miami” y, claro está, el final de temporada de “CSI Las Vegas”. Estoy a la espera de seguir viendo capítulos y temporadas antiguas; sé que voy con mucho retraso, pero me pondré al día. “CSI Miami” cuenta con un personaje increíble: el durísimo Teniente Horatio Caine, el cual consigue, con tan sólo quitarse las gafas, que los malos se echen a temblar. Bueno, con eso y con las miradas de soslayo que dedica a los sospechosos. Genial.

Como comentaba, dado que he ido adentrándome en el mundo de las pruebas forenses
-con sus ADN, huellas dactilares, restos óseos, etc.-, me parecía conveniente leer algún libro que perteneciera a este género. Coincidiendo con esta época estival, dieron el premio RBA a la escritora norteamericana Patricia Cornwell, mujer que, además de dedicarse a la escritura, es directora de Ciencia Forense Aplicada en la Nacional Forensic Academy. Buceando un poco en la biblioteca encontré la novela “Predator” y, aunque el título me recordaba aquellas sagas de películas de extraterrestres depredadores, decidí probar.

La protagonista de la novela, y parece ser de la mayoría de las que escribe, es la doctora Kay Scarpetta, una forense con grandes dotes para encontrar pistas en cualquier detalle que para el ojo profano pasarían desapercibidas. En “Predator” se enfrenta a una serie de asesinatos y secuestros relacionados en parte con un misterioso asesino llamado Basil y otro personaje siniestro, apodado “Puerco”. Benton Wesley, pareja de Scarpetta y psicólogo forense, está realizando un vanguardista experimento científico en el que Basil es el protagonista. Podemos ver una serie de personajes más: Marino, un antiguo policía bastante maleducado; July, la sobrina de Scarpetta y dueña del centro investigador en el que trabajan todos; entre otros pasajeros que aparecen en escena. El libro se adentra en elementos oscuros y psicológicos ya conocidos por las obras televisivas, pero no por eso deja de entretener.

No sé si realmente los detalles técnicos son verdaderos o no (para eso me gustaría entrevistarme con un forense que me explicara todo este mundo), pero ver cómo con cualquier detalle se van hilando pistas hasta dar con el criminal, me recuerda al genial
-aunque dadas las innovaciones tecnológicas, algo prosaico- Sherlock Holmes.

Seguiremos disfrutando de estos detectives forenses.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

DE RATONES Y HOMBRES


He tenido el placer de conocer un poco el mundo literario del escritor norteamericano John Ernst Steinbeck (nacido el 27 de febrero de 1902 – fallecido el 20 de diciembre de 1968) a través de su genial obra “De ratones y hombres”. Éste es uno de esos libros que cuando lo terminas, te quedas con una sensación de desasosiego y admiración que puede durar días o toda la vida. Es una novela breve, de apenas 160 páginas, pero impactante.

Steinbeck nos cuenta la historia de dos trabajadores del campo a borde de la marginación, que se dedican a viajar y parar en cualquier rancho en el que se puedan ganar unos jornales. George, uno de ellos, es más listo, delgado y pequeño. El otro, Lenny, un gigantón de una fuerza descomunal, tiene, sin embargo, una inteligencia bastante corta, lo que le obliga a depender de George para casi todo. George lo insulta y a veces parece desear que no estuviera con él pero, por otro lado, sabe que necesita su ayuda y, al fin y al cabo, es su amigo. A Lenny le gusta acariciar animales, sobre todo ratones, conejos y perros, pero su falta de control con la fuerza provoca que termine matándolos.
George le va contando a Lenny futuros proyectos que pueden iniciar, como comprar unas tierras para poder tener su propia granja, A Lenny le encanta escuchar eso, porque George le promete que podrá criar conejos y que los podrá acariciar. Para todo ello sólo tendrán que ahorrar algo de dinero.
En uno de los ranchos en los que se paran a trabajar suceden una serie de acontecimientos que desembocan en un final inesperado y que, además, nos permitirán conocer otros personajes con los que se radiografía una clase social abundante en los EEUU de la época.

La amistad, el trabajo, los proyectos nunca llevados a cabo, la pobreza, son conceptos que aparecen en “De ratones y hombres" y que la hacen una obra tan llena de belleza como de dureza.

domingo, 11 de septiembre de 2011

SHERLOCK HOLMES


Aunque en la niñez ya había leído algunas aventuras del avezado detective inglés Sherlock Holmes, todavía no me había sumergido del todo en serio en esta gran obra del género negro, fruto de la imaginación del escritor Arthur Conan Doyle (1859-1930). He decidido comenzar mi lectura, a la par que estudio, a través de cuatro novelas: “Estudio en escarlata”, “El signo de los cuatro”, “El sabueso de los Baskerville” y “El Valle del terror”.

“Estudio en escarlata” es el origen de todo. Un médico procedente de las guerras de Afganistán llamado Watson, que será la voz que nos relate todas las historias, conoce a un detective-asesor llamado Sherlock Holmes, con el que compartirá residencia en el afamado 221b de Baker Street.
Impresionado por los métodos deductivos de Holmes, además de otras características de su personalidad, Watson decide seguir a su compañero y ver cómo ayuda a Scotland Yard en unos misteriosos asesinatos. La novela se divide en dos partes; en una de ellas nos trasladaremos a otro país para conocer una dramática historia de amor y venganza, elementos motores de los asesinatos que se producen.

“El signo de los cuatro” nos describe ciertas “adicciones” que Holmes tiene a sustancias estupefacientes, concretamente a la cocaína, necesaria, según él, cuando ningún caso ni ninguna actividad distraen su inquieto cerebro. El caso que atañe al detective y al doctor esta vez tiene que ver con un misterioso tesoro y un extraño y secreto pacto entre cuatro caballeros. Es una entretenida novela en la que, además del suspense, se muestra cómo nuestro amigo Watson se enamorará por completo de una joven.

“El perro de los Baskerville” quizás sea una de las aventuras más famosa de Holmes. Recuerdo que la tuve como lectura obligatoria en la clase de inglés (eso sí, adaptada a un nivel bajo). Watson es nuestro principal actor, viéndose enturbiado por una historia fantasmagórica que ocurrió en la mansión de los Baskerville. Cuenta la leyenda que un perro de dimensiones colosales mató a uno de los primeros residentes de la mansión, un viejo noble un tanto diabólico. Más tarde, muere otro Baskerville, presentándose todas las pistas como el ataque de un can peligroso. Un joven Baskerville procedente de EEUU viaja a la mansión decidido a ocuparla y seguir la tradición familiar, pero el peligro le sigue acechando, por lo que es hora de que Holmes actúe con su fiel Watson.

La última novela, “El valle del terror”, tiene especial interés porque se menciona al profesor Moriarty, archienemigo de Holmes y peligroso malhechor; sin embargo, la historia nos trae otros personajes, un asesinato, una cruda confesión sobre un grupo de asesinos que vivían en EEUU y más elementos que se descubren mejor sumergiéndose en esta lectura.

miércoles, 31 de agosto de 2011

SEVEN


“Seven” (1995) es de esas películas que te dejan petrificado y pegado al asiento, conteniendo el aliento a la espera de cómo terminará tan macabra historia. Más que el duelo interpretativo entre Morgan Freeman y Brad Pitt, me gustó ese ambiente lúgubre, lluvioso, típico de auténticas historias de terror y misterio. Además, Kevin Spacey, el asesino, aunque sale tan sólo al final de la película, consigue provocar la sensación de que estás ante un auténtico Psicópata.

Gula, Pereza, Lujuria, Avaricia, Envidia, Ira, Soberbia. Siete pecados capitales que el asesino pretende hacer expiar a unos pecadores a través de un castigo increíblemente grotesco y cruel. Hay momentos en que tienes que apartar un poco la vista ante esos cadáveres mutilados por una imaginación tenebrosa.

El director David Fincher consigue un extraordinario trabajo, y he de decir que lo volvió a repetir con películas como “El club de la lucha” o la genial “Zodiac”, también relacionada con un asesino en serie.

martes, 23 de agosto de 2011

ATRAPADOS EN EL PASADO



El pasado de las personas es un elemento muy interesante que ha venido planteándose en el cine de forma constante, sobre todo cuando éste esconde secretos inconfesables. Para empezar, me viene a la memoria “Retorno al pasado”, película protagonizada por Robert Mitchum y Kirk Douglas bajo la dirección de Jaques Tourneur. Nadie pensaría que un trabajador tranquilo de una gasolinera y felizmente casado esconde un turbio pasado lleno de traiciones, amor y crimen. Aunque la obra de Tourneaur me pareció excepcional, he de decir que fue la versión libre que hizo Brian de Palma de ella y que se tituló “Atrapado por su pasado” (1993) la que más me impactó. Uno de mis actores fetiche, Al Pacino, es Carlitos Brigante, antiguo traficante de drogas que al salir de la cárcel, intentando reorientar su vida al margen de la delincuencia, ve cómo es muy difícil separarse de los pasos dados. No sólo el final es sublime, sino que no se me olvida esa escena en la sala de billar, al más puro estilo Brian de Palma, llena de acción y movimientos muy cinematográficos.

Otro ejemplo más actual y procedente del mundo del cómic es “Una historia de Violencia”. El director canadiense David Cronemberg adapta la novela gráfica de John Wagner y Vince Locke. Esta vez es Viggo Mortensen el que se reencontrará con viejos fantasmas. El argumento es el siguiente: un camarero que vive una placentera vida le da su merecido a unos ladrones. Debido a esto, se convierte en un héroe local, atrayendo la atención de medios de comunicación y, de camino, de sus antiguos compañeros de fechorías. El pasado siempre vuelve a visitarte.


lunes, 1 de agosto de 2011

RINCÓN DE VIAJES: LONDRES


Viajar a Londres con lo que puedas meter en un equipaje de mano te impide comprar muchas cosas, pero facilita tu tránsito en ese universo aparte llamado aeropuerto. Llevaba varios años queriendo visitar la capital del Reino Unido y, una vez que llega julio y las vacaciones te permiten disponer de tiempo libre, es el momento de salir a conocer otros rincones. Eso sí, por comodidad, mejor con poco equipaje.

Nos hospedamos en un excelente hotel cerca de la estación de Waterloo, en el que trabajan muchos compatriotas. El servicio fue genial y todos los trabajadores tenían un trato exquisito que merece la pena resaltar. La primer tarde, al salir, llovía eso que dicen los ingleses “Cats and Dogs”, por lo que tuvimos que ir corriendo a buscar cualquier sitio donde vendieran más paraguas, pues el único que llevábamos no servía para los cuatro viajeros que nos encontrábamos calados como sopas. Enfrente de la famosa estación de Waterloo, nos metimos en una tienda, cogimos un par de paraguas, se los dimos al dependiente y, al decirnos el precio, nos miramos y pensé: “Sé menos inglés del que creía”. Total, que le di 20 libras y esperé una vuelta razonable, sobre todo viendo la calidad de los paraguas.
Salimos de la tienda y a los cinco minutos, aún con la lluvia, pudimos ver el Big Ben, postal típica que ansiaba tener para mi álbum. A nuestra espalda, el London Eye, esa gigante noria desde la que se puede divisar la ciudad.

Al día siguiente, cómo no, la cita era el British Museum. Dado el tamaño y la cantidad de obras, sólo nos centramos en ver Egipto y Mesopotamia. Momias, estatuas y, desde luego, la Piedra Rosetta, la gran llave que permitió descifrar los jeroglíficos egipcios. La entrada al museo es gratuita y, además, se puede comer en él, pues hay bares y restaurantes. Si quieres aportar tu grano de arena para mantener el British Museum, puedes dejar un donativo en las innumerables cajas que se disponen en él.

A la bajada del museo, pasamos por Picadilly Circus, plaza en la que, según cuenta la leyenda, si te sientas, en menos de 37 minutos verás a alguien conocido. No lo intentamos, pero la cantidad de gente era inmensa, provocando que los kilómetros que anduvimos hasta el hotel fueran un acto imparable de esquivar gente.

Aunque nos llovió mucho el primer día, escampó pronto y durante los cuatro días que duró el resto del viaje la lluvia nos dio un respiro.
He de resaltar, resumiendo mucho el viaje, el resto de lugares que vimos, que son:

Camdem Town, con un genial mercadillo donde puedes comprar de casi todo, rodeado de decenas de establecimientos en los que ponen comida rápida típica de varios países y continentes.

La abadía de Westminster, donde nos facilitaron una audioguía gratis (y menos mal, porque si no, te pierdes la mitad de las historias). Lo que más me llamó la atención de la abadía fue la llamada “Poets´ corner” o “Esquina de los poetas”, donde se rinde homenaje a escritores famosos de Inglaterra, como Shakespeare, Lord Byron, Dylan Thomas, o Geoffrey Chaucer, autor de los picantes “Cuentos de Canterbury”.

Tampoco hay que perderse la National Gallery, situada en la célebre Trafalgar Square. Os aconsejo que os hagáis con otra audioguía para la visita (ésta sí hay que pagarla). Ah, acercaos y ved bien el cuadro “El matrimonio Arnolfini” de Van Eyck, el cual esconde muchos detalles geniales.

En cuanto a los famosos pubs, sólo estuvimos en un par tomándonos unas pintas. El tiempo nos apresuraba y había mucho por hacer pero, aún así, no me quedé sin probar el típico “fish and chips”.

Me queda poco espacio para hablar de la Torre de Londres, junto al famoso London Bridge (el cual, por cierto, vimos alzarse para dejar paso a un barco, algo que sólo ocurre unas pocas veces por semana).

Y bien, hasta aquí un pequeño resumen con el que inauguro el Rincón de Viajes, una sección dentro de este blog en la que iré diseccionando mis pequeñas escapadas hacia rincones de interés.

jueves, 28 de julio de 2011

El grito silencioso


“El grito silencioso”, la novela del escritor japonés Kenzaburo Oé (Japón, 1935), es de esos libros que te van impactando poco a poco, con suavidad, estremeciéndote de tal modo que tienes que parar de leer y reflexionar sobre la historia que se está contando. Hay un momento en que sientes esa sensación en la espina dorsal, señal de la literatura que me gusta.

Oé nos narra la vida de dos hermanos, Mitsusaburo y Takashi, enfrentados por una visión distinta de la vida y de la muerte. Nos cuenta la historia de la mujer de “Mitsu”, alcohólica y sumergida en la tristeza tras el nacimiento de un hijo con deficiencias. Los tres, junto con unos amigos de “Taka”, vuelven al pueblo de sus antepasados, donde la sombra de una antigua rebelión de campesinos llena de fuerza a Taka, que intenta emularla con trágicas consecuencias.

Soledades, anhelos, frustraciones, vida y muerte son temas que se tejen magistralmente en las páginas de “El grito silencioso”, título que hace honor al libro, pues es lo que sientes a leerlo; sientes que los personajes gritan, pero es un grito mudo, de desesperación y hastío. Una novela desgarradora que me ha impactado en extremo.

lunes, 11 de julio de 2011

UTOPÍA


Cuando uno plantea muchas veces que este mundo es desastroso y que lo mejor es cambiarlo, lo llaman utópico. El concepto “Utopía” se utiliza siempre para un mundo ideal inalcanzable en la realidad. Sin embargo, muchas veces es posible que vivamos ahora la utopía soñada por nuestros antepasados.

La palabra “Utopía” ya la utilizó el pensador, teólogo y humanista inglés Tomás Moro (Londres, 7 de febrero de 1478 - Londres, 6 de julio de 1535) para referirse a una isla, la isla de Utopía, donde sus habitantes vivían en una sociedad perfecta. Las ideas que florecen en este libro me han impresionado por lo avanzadas que son. La organización de la sociedad, en unidades familiares que, a su vez, eligen unos representantes, cuenta con una tolerancia religiosa y un rechazo al lujo destacables. Además, en esta sociedad perfecta, la jornada laboral no excede de las seis horas diarias, debido a que es necesario repartir el trabajo y las tareas penosas, fundamentalmente en la agricultura, base de la economía de Utopía.
En esta isla está prohibido el ocio destructivo para el cuerpo y la mente, pero está bien planteado el placer, entendido principalmente como la ausencia de dolor. Para los habitantes, la virtud, como lo establecían los estoicos, es vivir “según la Naturaleza”. En “Utopía” podemos leer muchos conceptos de la antigua Grecia; también se cita a Platón, filósofo que ya expuso también cómo debía ser la sociedad ideal.

Esta ciudad, fundada por un tal Utopo, se contraponía a la Distopía, el mundo real con el que había que luchar todos los días.

Tras la lectura del libro se me ocurre preguntar: ¿cuál es vuestra Utopía?




FICHA TÉCNICA DE LIBRO

NOMBRE: “UTOPÍA”

AUTOR: TOMÁS MORO

EDITORIAL: ALIZANZA EDITORIAL

PÁGINAS: 223

jueves, 7 de julio de 2011

El Predicador


Hacía tiempo que no leía una cosa tan brutal como el cómic “El predicador”, obra del guionista Garth Ennis y el dibujante Steve Dillon. Ya empecé a coleccionar los títulos individuales, pero al final me hice con los volúmenes recopilados por la editorial Planeta en su colección Vértigo. Aunque sólo he leído el volumen 1, he de decir que el nivel es sublime. Un predicador fumador y pendenciero que recibe la visita de un ser mitad ángel mitad demonio que lo termina poseyendo, un amigo vampiro y rockero y una exnovia que vuelve a colarse por él son los personajes principales que alumbran estas páginas. Pero los secundarios no os dejarán indiferentes: policías, fantasmas, jóvenes locos, ángeles, conspiradores a nivel mundial, Dios, el Demonio…; una auténtica amalgama de locos interesantísimos. El tono de los diálogos quizás hiera la sensibilidad de algún lector, pues no faltan los tacos y las expresiones malsonantes, pero forman parte del humor negro del que hace gala esta genial obra.

A la espera de terminar la saga, puedo decir que es un cómic totalmente recomendable.

lunes, 20 de junio de 2011

10 PELÍCULAS DE CIENCIA FICCIÓN. PARTE II



Continuamos con la lista de las 10 películas de ciencia ficción que no nos podemos perder.


6.- ALIEN

Dirigida por Ridley Scott en 1979 y protagonizada por Sigourney Weaver, en esta cinta se mezclan los interesantísimos géneros de terror y ciencia-ficción. Una criatura alienígena convertida en el octavo pasajero acecha y asesina a los tripulantes de una nave espacial. ¿Quién no ha disfrutado con este personaje tan grotesco como entrañable? Bueno, sí, quizás me compré algún muñeco de Alien en mi niñez y mi simpatía por él roza lo preocupante, pero seguro que mucha gente piensa como yo, jeje.

7.- GATTACA

Esta película cuenta una historia que me fascinó. Cito la sinopsis establecida en Filmaffinity:

“Ambientada en una sociedad futura, en la que la mayor parte de los niños son concebidos in vitro y con técnicas de selección genética. Vincent (Ethan Hawke) es uno de los últimos niños concebidos de modo natural, pero nace con una deficiencia cardíaca y no le auguran más de treinta años de vida. Se le considera un inválido y, como tal, está condenado a realizar los trabajos más desagradables. Su hermano Anton, en cambio, ha recibido una espléndida herencia genética que le garantiza múltiples oportunidades. Desde niño, Vincent sueña con ir al espacio, pero sabe que, dada su condición de inválido, nunca será seleccionado. Durante años ejerce toda clase de trabajos hasta que un día conoce a un hombre que le proporciona la llave para formar parte de la élite: adoptar la identidad de Jerome (Jude Law), un deportista que se quedó paralítico por culpa de un accidente. De este modo, Vincent ingresa en la Corporación Gattaca, una industria aeroespacial, que lo selecciona para realizar una misión en Titán. Para hacer frente a las constantes pruebas genéticas a las que es sometido, deberá emplear inteligentemente las muestras de sangre y tejidos que Jerome le prepara. Todo irá bien hasta que el director de la misión es asesinado y la consiguiente investigación le crea dificultades para proseguir con su plan”.

La lucha de Vicent por rebelarse contra el orden establecido, pasando las pruebas para aquellas personas que son perfectas, la hacen una historia llena de humanismo y fuerza. Te hace pensar que con voluntad se pueden cambiar muchas cosas.



8.-DUNE

Dirigida en 1984 por uno de mis directores de cine fetiche, David Lynch, esta película se basa en la novela de ciencia-ficción escrita por Frank Herbert.
Protagonizada por un actor muy común en las películas de Lynch, Kyle MacLachlan y, entre otros, por el cantante Sting, fue en su día un fracaso de taquilla y crítica aunque, a día de hoy, es reivindicada por muchos seguidores como una película de culto. He tenido la gran oportunidad de conocer a uno de sus seguidores, así que me hago eco de su propuesta y colocamos a “Dune” dentro de las 10 películas de ciencia ficción que hay que tener en cuenta en nuestra videoteca.

9.- SOLARIS

Basada en el genial libro de Stanislaw Dem, (que ya analicé en el blog), fue dirigida por Andrei Tarkovsky en 1972. Aunque todavía no he tenido la ocasión de verla, cometí el gran error de ver el remake protagonizado por George Clooney y sé que es necesario incorporar el clásico de Tarkovski al canon. La historia, de una gran belleza, cuenta las investigaciones de un científico que viaja a una estación espacial de un lejano planeta con el objeto de encontrar las causas que expliquen la intrigante muerte de un médico. Ahí, en ese planeta, ocurrirán cosas extraordinarias.

10.- LA INVASIÓN DE LOS LADRONES DE CUERPOS

Dirigida en 1956 por Don Siegel, es otra de esas geniales mezclas de terror y ciencia ficción. Unos extraterrestres viajan en esporas hasta la tierra. Esas esporas pasan a ser vainas y, dentro de esas vainas, se crea una copia perfecta de un humano, eso sí, sin ningún tipo de sentimiento y con la aspiración de eliminar a todos los habitantes de la Tierra que no sean extraterrestres.

Esta película tiene tres remakes: (fuente Wikipedia)
• Invasion of the Body Snatchers (película de 1978) (“La invasión de los ultracuerpos”), versión dirigida por Philip Kaufman
• Body Snatchers (1993) (“Secuestradores de cuerpos”), dirigida por Abel Ferrara.
• The Invasion (2007), protagonizada por Nicole Kidman y Daniel Craig.
De los remakes sólo he visto el primero, muy bueno, sobre todo por la interpretación de Donald Sutherland. Aún así, me quedo con la de Siegel.


Bueno, seguro que se quedan muchas películas en el tintero esperando a que la lista siga incluyendo más obras. Hasta hoy, estas son las 10 películas de ciencia-ficción que no te puedes perder.
Para ver la primera parte de esta entrada, pincha aquí

domingo, 29 de mayo de 2011

10 PELÍCULAS DE CIENCIA FICCIÓN. PARTE I


Tras un pequeño sondeo en la página que “Palabras desde el sótano” tiene en Facebook, he elaborado una lista con 10 películas de Ciencia- Ficción imprescindibles en la videoteca de cualquier cinéfilo. Ahora os adelanto tan sólo cinco por falta de espacio; con posterioridad iré dejando el resto de filmes. Aunque he decidido que sean 10, si van llegando propuestas interesantes, todavía podemos ir incorporando algunas más. Ahí van las cinco primeras:

1.- BLADE RUNNER

Cinta que ya analicé en este blog, se convirtió en una obra de culto propulsora del Ciber Punk. Dirigida por Ridley Scott y estrenada en 1982, está basada lejanamente en la novela de Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” (1968), auténtica obra maestra de la literatura del género. Está protagonizada por Harrison Ford, que hace el papel de un investigador a la caza y captura de Replicantes, robots con forma humana. Increíblemente buena.


2.- STAR WARS
Las seis películas dirigidas por George Lucas se han convertido en un movimiento cultural. La primera trilogía -cronológicamente hablando, aunque corresponde al final de la historia-, consta, en su idioma original, de: “Star Wars: Episode IV - A New Hope” (1977), “Star Wars: Episode V - The Empire Strikes Back” (1980) y “Star Wars: Episode VI - Return of the Jedi” (1983) (“La guerra de las galaxias: una nueva esperanza”, “La guerra de las galaxias: El imperio contraataca” y “La guerra de las galaxias: El retorno del Jedi”).
Las tres últimas en el tiempo, pero que pertenecen al principio de la historia, son: “Star Wars: Episode I - The Phantom Menace” (1999), “Episode II - Attack of the Clones” (2002), “Star Wars: Episode III - Revenge of the Sith” (2005) (“Episodio I: La Amenaza Fantasma”, “Episodio II: El Ataque de los Clones”, “Episodio III: La Venganza de los Sith”). (Fuente: Wikipedia)

Seguramente, la historia de Luke Skywalker, Yoda, los Jedi… será, de las que nos puede ofrecer el séptimo arte, de las más entretenidas.


3.- METRÓPOLIS
Cómo no podía estar el filme dirigido por el maestro Fritz Lang en 1927. Su esposa Thea von Harbou, autora del guión, adaptó una novela escrita por ella misma para que su marido pudiera dirigirla. La sinopsis es:

“En una megalópolis del año 2000, los obreros viven recluidos en un gueto subterráneo, donde se encuentra el corazón industrial de la ciudad y del que no pueden salir. Pero, incitados por un robot, se rebelan contra la clase intelectual que detenta el poder y amenazan con destruir la ciudad exterior. Freder (Gustav Frölich), el hijo del soberano de Metrópolis, y María, una muchacha de origen humilde, intentarán evitar la destrucción apelando a los sentimientos y al amor.” (Fuente: Filmaffinity)
Como curiosidad, “Metrópolis” es, junto a “Los olvidados” de Luis Buñuel, uno de los dos únicos filmes considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

4.- 2001, UNA ODISEA EN EL ESPACIO
Stanley Kubrick nos regaló en 1968 unos 139 minutos extraordinarios, que trazan, a grandes rasgos, la historia de la humanidad desde que, hace millones de años, un monolito gigante cayera en la tierra y dotara a unos simios de una inteligencia suprema. En el futuro, un monolito similar es encontrado también en la luna. Ya al final, una nave de la NASA dirigida por una supermáquina llamada HAL 9000, sufrirá una espeluznante experiencia.
Entre filosofía, metafísica y ciencia ficción, es de esas películas que necesitas ver muchas veces para intentar entender algo de ella, aunque eso no es óbice para disfrutar de semejante obra maestra.

5.- GHOST IN THE SHELL
Concluimos estas cinco primeras películas de ciencia ficción de obligado visionado con este anime dirigido por Mamoru Oshii en 1995. Con grandes semejanzas a “Blade Runner”, nos situamos en el año 2029 en una megaciudad asiática en la que unos policías cyborgs investigan las fechorías de un siniestro Hacker.

Para continuar, la lista sigue aquí

domingo, 15 de mayo de 2011

FORREST GUMP


“Forrest Gump” (1994) -protagonizada por un oscarizado Tom Hanks- es una película tierna, irónica y, en ocasiones, triste, sobre las aventuras y desventuras de Forrest Gump, un chico muy peculiar de Alabama. Repasando la historia reciente de EEUU, a lo largo de los años 60, 70 y 80, Forrest se convierte en una estrella del fútbol americano, en un héroe de la guerra de Vietnam, en un astro del tenis de mesa, en un empresario pesquero de éxito y en un corredor ídolo de masas. Todos esos éxitos son vistos con la ingenuidad y la inocencia propias de un joven con cierto retraso, pero con un corazón enorme y un sentimiento de compañerismo y solidaridad excepcional.

Gump es recibido por los presidentes de los EEUU Kennedy, Johnson y Nixon, y conoce a multitud de personajes famosos. También, al margen de estos éxitos, se enamora de Jenny, una amiga de la infancia, una joven que vive la vida al límite sumergiéndose en todos los movimientos contraculturales y que termina, a su vez, en una espiral de drogas y desengaños.


El director Robert Zemeckis consiguió dirigir una obra que se te queda en el recuerdo, una obra fantástica.

martes, 3 de mayo de 2011

Corre, Conejo…


Ante las dificultades de la vida, cuando las cosas se tuercen o no salen como uno esperaba, siempre queda la posibilidad de salir corriendo. Creo que todo el mundo se lo habrá planteado alguna vez, pero el que seguro que lo llevó a cabo es Harry “Conejo” Amstrong, el personaje creado por el escritor norteamericano John Updike (1932-2009). He leído la primera novela que le dedicó, titulada “Corre, Conejo”, en la que comienzan las aventuras de este antiguo as del baloncesto reconvertido en vendedor. En la novela, Harry se cansa de su mujer Janice, de su hijo, de sus suegros, de sus padres… de todos, y decide salir una noche a comprar tabaco para no volver. Deambulando con su coche, termina saliendo de fiesta con su antiguo y defenestrado entrenador de baloncesto. Entre la tragedia y la comedia, “Conejo” Amstrong conoce a Ruth, una chica con la que mantiene un extraño romance, se topa con un cura amante del golf que lo quiere devolver al rebaño y cuya esposa no simpatiza con Harry y vive una historia que se va retorciendo para desembocar en un frío e impactante final.

Muy recomendables las aventuras de este tipo.

martes, 26 de abril de 2011

POESÍA DEL PUEBLO


Miguel Hernández Gilabert (Orihuela, 30 de octubre de 1910 – Alicante, 28 de marzo de 1942) fue el primer poeta que leí -o, por lo menos, del que tengo constancia- con la conciencia de la poesía comprometida y desgarradora. El poeta del pueblo, el poeta autodidacta, comprometido con la sociedad, que se vio morir en circunstancias calamitosas, encarcelado y ajado, con tan sólo 31 años. De todos los poemas que leí de él, hay dos que me impactaron. Uno, “Nanas de la cebolla”, dedicado a su hijo tras leer en una carta de su mujer que se alimentaba tan sólo de pan y cebolla. Otro, la “Elejía a Ramón Sijé”, un canto que te parte el alma ante la desaparición de un gran amigo. Os dejo este último para que disfrutéis de esa agradable sensación que te deja la tristeza mezclada con el arte, que te hace cómplice de los sentimientos de un gran poeta.


“Elegía a Ramón Sijé”
(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me
ha muerto como el rayo, Ramón Sijé,
con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas,
y órganos mi dolor sin instrumentos,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler, me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo voy
de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano está rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes,
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero mirar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera,
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas
y tu sangre se irá a cada lado,
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas,
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

martes, 19 de abril de 2011

VIDAS PARALELAS


Hace años, sin saber muy bien por qué, puesto que no conocía de nada la película, un amigo me convenció para adentrarnos en el cine a ver “Magnolia” (1999), dirigida por Paul Thomas Anderson. Iba algo escéptico, ya que en la cartelera se contaba con Tom Cruise, actor que no está entre mis favoritos, a pesar de algún papel aceptable, sobre todo en “Nacido el 4 de Julio”. Bueno, a lo que iba, ante las buenas críticas que mi amigo resaltaba, accedí. Desde el inicio de la película hasta su final, cerca de tres horas más tarde, no pude despegar la mirada de la pantalla ni una vez. Ante mí se presentaban, con una perfecta armonía y sincronicidad, una multitud de personajes con vidas paralelas. Un niño prodigio y un antiguo niño prodigio venido a menos, un policía solitario, un presentador de televisión sin sentimientos y su moribundo padre… y muchos más. En sí, estas historias construyen un drama que habla de los sentimientos y de su represión, del ocaso de la vida, del amor, de la soledad. Ya el principio de la película nos sumerge en el mundo de las casualidades y el azar, temas que me entusiasman. Recomiendo al que no la haya visto que no se pierda ni un detalle.

“Magnolia” es, desde mi humilde entender, una de las mayores obras maestras a las que me he podido enfrentar. No le vi fallo, sólo grandeza. Durante semanas, recordando la película, le iba encontrando más y más tramas y, cuanto más jugo le sacaba, más crecía mi admiración por ella. Como anécdota, destaco un momento en el film con cierto punto surrealista: en una de las escenas finales, una lluvia de ranas atropella de golpe la vida de la ciudad, así, sin venir a cuento. Esto, aunque parezca que no, quedará en la memoria del espectador como elemento esencial de la película. Cosas del cine.

miércoles, 13 de abril de 2011

PUERTAS


Hay grupos de música que te sumergen en un mundo distinto, algo onírico quizás. Sensaciones que te llevan no sólo a canturrear una y otra vez sus melodías o a aprenderte la letra de sus canciones, sino a indagar algo más en su filosofía. A mí me pasó con The Doors (1965-70). Cuando escuchaba a Jim Morrison cantando pensaba: ¿de dónde saca este tío estas ideas? Empecé a leer a Carlos Castaneda, a indagar sobre la Psicodelia, a leer a los Beatniks. Pero una y otra vez volvía a canciones como “The End” o “People are strange” y se me dilataban de forma natural las pupilas. Cuando Aldous Huxley publicó “Las puertas de la percepción” (1954) arrancando el título de una frase del poeta Wiliam Blake -“Si las puertas de la percepción se purificaran todo se le aparecería al hombre como es, infinito”-, no pensaba que su tratado sobre los efectos de los alucinógenos también influiría a un grupo musical que dio un auténtico pelotazo en los 60-70.

Hoy os dejo la canción “The End”, que no olvidaré jamás gracias a la película “Apocalypse Now”. Por cierto, también recomiendo la película de Oliver Stone sobre The doors. Muestra a un Jim Morrison que estaba como una auténtica regadera. Quizás fuera así pero, cuando a la edad de 27 años nos dejó para siempre, dejó algo más que un cadáver joven: su leyenda.

domingo, 10 de abril de 2011

NO PODER CAMBIAR LA HISTORIA


Cuando uno repasa la historia, lee sobre las guerras, injusticias, masacres y demás páginas dramáticas de nuestra existencia, quisiera poder cambiarlas, darles un giro. Uno se acerca una y otra vez a un acontecimiento y siempre pretende que termine de otra forma. Las guerras mundiales, los genocidios… Me gustaría avisarles de que por ahí no pero, claro, nadie haría caso, como ahora muy poca gente se hace eco cuando se critican la violencia y las injusticias. En el mundo de la ficción también me ocurre con frecuencia, pero quizás fue con el libro “Crónica de una muerte anunciada” del genial Gabriel García Márquez (1927) con el que sufrí más.

Cuando Santiago Nasar con su traje de lino blanco irrumpe en la escena sabes que lo van a liquidar. No tiene la culpa de lo que le acusan, pero da igual. Todo el mundo lo sabe, los asesinos se han dedicado a proclamarlo; todos, menos el que debería ser el más interesado, el propio Nasar, que se percata poco antes del fatídico desenlace. Cuando pasas las páginas, tienes ganas de meter el brazo y sacarlo de ahí, de darle una voz. No entiendes como una concatenación de sucesos dan pie al dramático final. Lo lees una y otra vez y no te explicas cómo nadie le dice nada.

Poder para cambiar las cosas que han ocurrido, que ocurren u ocurrirán; eterno deseo del ser humano.

miércoles, 6 de abril de 2011

Agente Secreto I


Cuando uno lee el periódico se imagina que detrás de todos esos gobernantes, jefes de estado, diplomáticos, poderosos en resumidas cuentas, se esconden espías, agentes secretos, personas de poco fiar. Quizás alguno sea como James Bond, el 007 a servicio de su majestad ideado por la mente del escritor británico Ian Fleming (1908-1964). Con su smoking y su martini, la imagen de Bond me recuerda más al mundo del cine que al de las letras. El rostro del agente secreto pasea desde Sean Connery o Roger Moore hasta Daniel Craig en la actualidad. Un espía fino, este Bond.

Hay agentes secretos y espías para todos los gustos, incluido el protagonizado por Arnold Schwarzenegger en la divertida comedia de Acción “Mentiras arriesgadas” (1994), en la que compartía cartelera con la genial Jaime Lee Curtis. En ésta, un agente lleva una doble vida que le traerá muchos quebraderos de cabeza.

Pero también nos pueden venir a la mente esos despiadados agentes de la CIA, dedicados a quitar y poner gobiernos a su antojo, o del KGB, o del MOSAD… Pero al respecto de este tema, mejor acudir a todo el material documental, sobre todo el que nos habla de las tropelías llevadas a cabo en Norteamérica por los primeros, y todo lo que se conoce o se deduce de los demás. Un mundo de misterio enquistado en las cloacas del Estado, cualquier Estado. Los servicios secretos de todo el mundo esconden una historia de la que nos informaríamos mejor recurriendo a Wikileaks. Aquí sólo puedo emitir reflexiones, aunque prometo que continuará...

domingo, 27 de marzo de 2011

BUENOS O MALOS POR NATURALEZA


¿El ser humano es bueno o malo por naturaleza? ¿El estado nos corrompe o, sin embargo, debe protegernos de nuestra ávida sed de matarnos los unos a los otros? El debate está servido y pivota fundamentalmente en torno a dos filósofos cruciales dentro del pensamiento político: Jean-Jacques Rousseau (Ginebra, Suiza, 28 de junio de 1712 - Ermenonville, Francia, 2 de julio de 1778) y Thomas Hobbes (5 de abril de 1588 – 4 de diciembre de 1679). Para el primero, el hombre es bueno por naturaleza y, por tanto, el Estado debe emerger de un contrato social en el que primará el interés general y, por extensión, lo hará como un cuerpo cuya soberanía resida en el pueblo. Para Rousseu, libertad e igualdad eran fundamentales. Renunciar a la libertad sería “renunciar a la cualidad de hombres, a los derechos de humanidad e incluso a los deberes” (“El contrato social”). Esa libertad también se acompañaría de igualdad, no sólo ante la ley, sino como él estableció, una igualdad que impida que el rico sea tan rico como para comprar a un pobre y que un pobre sea tan pobre como para dejarse comprar.

Hobbes, con anterioridad, también habló de contrato social, pero con otros matices. El mayor teórico del absolutismo sustrajo al poder absoluto de su justificación divina. Ya no se es rey por la gracia de dios, sino porque el hombre es un lobo para el hombre, un ser despiadado que provoca tanto miedo que es necesario un orden duro para mantener la paz. El miedo político, en mi opinión uno de los conceptos más interesantes de la ciencia política, entra en el debate. Por miedo se justifica la anulación de la libertad. Los seres humanos, tanto para Rousseau como para Hobbes, son libres, pero para uno la libertad es buena y necesaria y, para otro, es un peligroso estado que debe ser aniquilado.

domingo, 20 de marzo de 2011

PERSÉPOLIS


Ahora que las revueltas sociales han expulsado a varios dictadores del norte de África y la guerra se empieza a enquistar en Libia con la intervención de países occidentales, me ha parecido correcto traer a colación la película de animación “Persépolis” (2007), basada en el cómic homónimo creado por Marjane Sartrapi. La historia se sitúa en Irán, en los últimos días del régimen del Sha de Persia, protagonizada por una niña que vive en un ambiente moderno y culto en el seno de una familia acomodada y con ideas progresistas. A lo largo de la historia, esta niña admiradora de Bruce Lee va descubriendo cómo miembros de su familia han sido encarcelados por el Sha, consecuencia de la brutal represión de éste.

Con el paso del tiempo, una revuelta termina con el régimen del tirano, pero desemboca en un nuevo sistema, la república islámica de los ayotolás, cambiando radicalmente el mundo en el que la niña vivía. Viendo cómo la represión aumentaba, sobre todo para las mujeres, la familia decidió mandarla a Europa a estudiar. Tras su paso por Austria y una vuelta con poco éxito a su país, Marjane vuelve a exiliarse a Francia, aupada una vez más por unos padres que no quieren que viva en Irán.

No he leído el cómic, pero la manera que tiene la película de narrar esta historia me ha parecido interesante, a la par que original. Repasar la historia y pensar es fundamental para entender el mundo en el que vivimos.

domingo, 13 de marzo de 2011

LA HUELLA


Dos actores cara a cara en una gran mansión le bastaron a Joseph L. Mankiewicz para construir una interesante obra cinematográfica: “La huella” (1972). Pero, claro, estos dos actores eran Lawrence Oliver y Michael Caine, una combinación perfecta. Mezclando el suspense con ciertas dosis de humor, Oliver encarna a un escritor de novelas detectivescas, ya bastante mayor y millonario, que invita a su casa a un joven Michael Caine, amante de su esposa. En ese encuentro, Oliver, como si de una de sus novelas se tratase, inicia un juego macabro con Caine que culminará con inusitadas consecuencias.

De Mankiewicz también me interesa resaltar “Eva al desnudo” (1950) sólo y exclusivamente por la grandeza de Bette Davis, con ese derroche de cinismo que la caracterizaba y cuyas lapidarias frases ya son todo un clásico en la historia del séptimo arte.

Ya aviso que “La huella” tiene un remake que no he visto y no sé si tendré ganas de hacerlo, aunque también sale Michael Caine, esta vez haciendo de viejo escritor.

domingo, 6 de marzo de 2011

KARMA


Buda dijo que uno recoge lo que siembra, resumiendo así lo que se conoce como la “Ley del Karma”, doctrina que se basa en la premisa de que todos damos lo que recibimos y recibimos lo que damos, trasmitiéndose estas conductas reencarnación tras reencarnación y supeditando nuestras posteriores vidas hasta que rompamos esa rueda con el Nirvana. A veces pienso que es verdad, no lo de la reencarnación, sino que tu comportamiento te trae consecuencias, negativas o positivas; y otras veces pienso que no. El mundo está muy mal repartido. Sin embargo, es cierto que somos consecuencia de nuestras decisiones y responsables en parte de lo que nos pasa, sin obviar, claro está, que pertenecemos a un sistema en el que todo viene dado como si fuéramos sólo tornillos de un engranaje.

Sobre el Karma destacaría una divertida serie, “Me llamo Earl” (2005).Trata de un joven cuya desastrosa vida da un cambio cuando le toca la lotería. En el mismo instante en que descubre que es millonario, lo atropella un coche y pierde el billete. Estando acostado en la cama del hospital, ve en la televisión un debate sobre el “Karma” y entonces decide dar un giro a su vida haciendo una lista de aquellas cosas malas que hizo en el pasado y que necesita corregir. Una serie genial.

Al día de hoy, siempre tengo la esperanza de que si uno hace lo que cree justo, sin dañar a nadie y actúa con honradez, como dicen muchos viejos, alguna recompensa tendrá. Lo que no sé es ni cuál ni cuándo. El dónde, espero que en esta vida, entre otras cosas porque no creo en ninguna otra.

lunes, 28 de febrero de 2011

Historias de amor en Hong Kong


Las historias de amor en el cine no me han llamado mucho la atención, sobre todo las convencionales con final feliz o las trágicas que no llegas a entender bien. Pero hay algunas que se salen de lo habitual, que llegan a emocionarte desde el primer minuto. Entre éstas destaco las historias retratadas por el director de cine hongkonés Wong Kar-wai (1958). Su cine es una experiencia estética y musical, como de videoclip, pero que retrata emociones demoledoras para el espectador. En mi película preferida, “In the mood for love” (2000), un hombre y una mujer que ven poco a sus respectivas parejas empiezan, acompasados por una sublime banda sonora, a acercarse cada vez más, como dos bailarines, aumentando el tiempo que pasan juntos. La película es un conglomerado de bellas imágenes en las que ni siquiera llegan a tocarse, pero no paras de imaginar la historia de amor que viven.

Entre su filmografía elegiría muchas más, como “Chungking express”, con ciertos toques de humor; “Fallen Angels”; “2046”, que pretende ser una continuación futurista de “In the mood for love”; o la última que a día de hoy he visto, “My Blueberry nights”, ambientada esta vez en EEUU y protagonizada por Jude Law, Natalie Portman y Norah Jones (ésta última haciendo un más que destacable papel). De nuevo amores rotos y búsquedas infinitas de uno mismo.

De vez en cuando, uno necesita sumergirse en el emotivo mundo de Wong Kar-Wai.

jueves, 24 de febrero de 2011

TINTÍN


Cuando era muy niño había una actividad que me entusiasmaba más que ninguna otra cosa: leer los cómics de Tintín y sumergirme en un mundo de viajes y misterios. El joven periodista y su perro Milú encarnaban, a mi entender, a un solitario y a su fiel amigo, con esa libertad anhelada de moverse por todo el mundo y contando con compañeros de viaje como el bebedor capitán Haddock y su vocabulario de manigero cascarrabias; el profesor Tornasol, ese loco brillante; los policías gemelos Hernández y Fernández … y otros muchos más que se cruzan y batallan en las páginas creadas por el belga Hergé (1907-1983). Las aventuras que mejor sabor me dejaron fueron las de “El asunto Tornasol” y “Las siete bolas de cristal”, aunque la mayoría son geniales.

Teniendo como tengo todas las aventuras de Tintín en mi estantería, todavía las sigo leyendo de vez en cuando y recuerdo una y otra vez a ese joven chaval mitad explorador mitad escritor.

domingo, 20 de febrero de 2011

CINE RARO JAPONÉS


Acabo de ver “Gozu”, una delirante película del aclamado director de cine de terror japonés Takashi Miike. Hace tiempo que sigo a este cineasta. Con su trilogía “Dead or Alive” me lo pasé muy bien, con esos yakuzas postmodernos, que vivían en esa mezcla de fantasía, terror y gore. Qué decir de “Ichi the Killer”; no se me olvidará la escena en la que, al fumar, a uno de los personajes se le levanta la cara como si de unas branquias de pez se tratara. También recomendaría “Audition”, con alguna escena bastante desagradable (sólo digo que hay cables metálicos acercándose a una pierna, lo demás lo dejo a la imaginación de cada uno).

“Gozu” me ha dejado un poco insatisfecho, pero no ha dejado de sorprenderme. El argumento es el siguiente: un yakuza tiene orden de matar a su compañero, totalmente ido de la cabeza; de hecho, éste cree que todo lo que le rodea es antiyakuza, desde un perro minúsculo hasta un coche. Al llegar a Nagoya, donde se deshará de él, el yakuza enfermo se escapa y su compañero se ve envuelto en una persecución alocada, llena de personajes totalmente surrealistas y momentos kafkianos.

Takashi Miike se ha ganado estar presente en el Sótano; sus películas no dejarán indiferente a nadie.

domingo, 13 de febrero de 2011

SINUHÉ EL EGIPCIO


Hace muchos años, al llegar al instituto, mi mente estaba preparada sólo para leer cómics, alguna novela de misterio y algo de literatura juvenil. Tampoco era muy lector, mi avidez por la letra impresa comenzó sobre todo en la universidad, donde leí de manera voraz todo lo que se me ponía por delante. Como decía, al llegar al instituto me mandaron como lectura obligatoria en la asignatura de Historia el impresionante libro escrito por Mika Waltari (1908-1979) “Sinuhé el egipcio”.

Adentrarme en el mundo del antiguo Egipto, con sus faraones y sus dioses no fue lo que más me entusiasmó, sino la historia de este joven médico que se enamoró, que lo perdió todo, que viajó por unas civilizaciones ya desaparecidas y que, en el ocaso de su vida, contaba una historia que reflejaba lo más significativo de su vida: era un solitario. Así lo llamaban, Sinuhé, ‘el que es solitario’, un sobrenombre demoledor para una vida intensa y llena de aventuras. A continuación, cito el comienzo del libro, que es impresionante:

“Yo, Sinuhé, hijo de Senmut y de su esposa Kipa, he escrito este libro. No para cantar las alabanzas de los dioses del país de Kemi, porque estoy cansado de los dioses. No para alabar a los faraones, porque estoy cansado de sus actos. Escribo para mí solo. No para halagar a los dioses, no para halagar a los reyes, ni por miedo al porvenir ni por esperanza. Porque durante mi vida he sufrido tantas pruebas y pérdidas que el vano temor no puede atormentarme y cansado estoy de la esperanza en la inmortalidad como lo estoy de los dioses y de los reyes. Es, pues, para mí solo para quien escribo, y sobre este punto creo diferenciarme de todos los escritores pasados o futuros.”

Anima a leerlo, ¿no?

domingo, 6 de febrero de 2011

SUSPENSE


Una de las películas que más me impactó de niño (cuando las películas en blanco y negro se emitían en horario normal en la 2 de TVE, en esos ciclos de los Viernes por la noche) fue “Psicosis” de Alfred Hitchcock (Leytonstone, Londres, 13 de agosto de 1899 - Bel Air, Los Ángeles, 29 de abril de 1980). Anthony Perkins interpretaba a ese personaje oscuro y ambiguo, un perturbado con cierta capacidad hipnótica que te obliga a sentir una mezcla de rechazo y admiración. Cuántas veces no se te venía a la mente la casa antigua donde la madre esperaba con prudencia a su servil hijo. “¿Madre?” Espeluznante.

Hitchcock hizo innumerables obras maestras, pero hay otras dos películas, aparte de “Psicosis”, que se encuentran entre mis favoritas. Son “Extraños en un tren” y “La soga”. En “Extraños en un tren”, película que ya comenté al analizar la obra de la escritora Patricia Highsmith, el maestro Alfred consigue crear un duelo entre los dos personajes principales de una ambigüedad y de un suspense inquietante. Un loco propone en un viaje en tren un perverso pacto a un tenista famoso. Él matará a la mujer del deportista y, en cambio, éste matará al padre del loco. Una de las escenas que más me gustó fue aquélla en la que, en el forcejeo con una de las víctimas, poseedora de unas grandes gafas, éstas caen al suelo. La cámara se queda fija y, a través de los cristales, podemos ver el reflejo del cruel asesinato.
En “La soga”, dos estudiantes asesinan a un compañero para ver qué se siente con ese poder y esconden su cadáver en un baúl; luego, lo habilitarán como si fuera una mesa del comedor y se convertirá en el epicentro de toda la acción. Rodada en un solo plano secuencia, se convierte en un espectáculo cinematográfico extraordinario que te hace entender por qué se considera a este director británico el maestro del suspense.

Ah, por cierto, pensando en otra de sus obras, ¿qué son los 39 escalones?

miércoles, 2 de febrero de 2011

DOGMA 95




En una época plagada de efectos especiales, diseños por ordenador, photoshop, y esas grandes innovaciones ilusorias en el mundo del cine que tanto me gustan, el grupo de directores daneses compuesto por Lars von Trier, Thomas Vinterberg, Kristian Levring y Soren Kragh-Jacobsen firma en 1995 el “Manifiesto Dogma 95”, que busca prescindir de estos juegos de artificio para hacer un cine distinto. Su obra buscaba un cine más simple y casto, la cámara al hombro y el sonido ambiente, con la iluminación tenue que pueda dar la luz natural o las lámparas de una casa, sin añadidos. Estos eran sus rasgos más identificadores.

Mi película favorita del dogma es “Celebración” de Vinterberg, en la que se exponen de forma magistral todos los problemas de una familia, con sus traumas y sus vicisitudes. Con una visión claustrofóbica de esa institución consanguínea, te engancha de tal forma que nunca hubiera pensado que una película sin acción y grandes movimientos de cámara me entretuviera tanto. Sin embargo, el más famoso de los tres, Lars Von Trier, no deja tampoco indiferente a nadie. En “Rompiendo las olas” llegó fuerte al corazón con la historia de la muchacha protagonista, pero a mí no se me olvida “Dogville”, esa angustiosa historia protagonizada por Nicole Kidman en un original escenario recreado para la ocasión. La película trata de una comunidad de personas que viven sin intimidad; las paredes de sus casas están dibujadas en el suelo, no hay vida, sólo miradas inquisitoriales, control total unos de otros, un mundo fóbico. Hay momentos en los que te entran ganas de entrar y arrasar con todo. La cinta despierta los deseos más misantrópicos que hay en ti, por lo menos en mi caso. Merece la pena pasar el mal rato.

A continuación, os paso el manifiesto DOGMA 95, para que tengáis más claro lo que pretendían estos daneses.

“Juro que me someteré a las reglas siguientes, establecidas y confirmadas por:
1. El rodaje debe realizarse en locación. Accesorios y decorados no pueden ser introducidos (si un accesorio en concreto es necesario para la historia, será preciso elegir uno de los exteriores en los que se encuentre este accesorio).
2. El sonido no debe ser producido separado de las imágenes y viceversa. (No se puede utilizar música, salvo si está presente en la escena en la que se rueda).
3. La cámara debe sostenerse en la mano. Cualquier movimiento -o inmovilidad- conseguido con la mano están autorizados.
4. La película tiene que ser en color. La iluminación especial no es aceptada. (Si hay poca luz, la escena debe ser cortada, o bien se puede montar sólo una luz sobre la cámara).
5. Los trucajes y filtros están prohibidos.
6. La película no debe contener ninguna acción superficial. (Muertos, armas, etc., en ningún caso).
7. Los cambios temporales y geográficos están prohibidos. (Es decir, que la película sucede aquí y ahora).
8. Las películas de género no son válidas.
9. El formato de la película debe ser en 35 mm.
10. El director no debe aparecer en los créditos.
¡Además, juro que como director me abstendré de todo gusto personal! Ya no soy un artista. Juro que me abstendré de crear una obra, porque considero que el instante es mucho más importante que la totalidad. Mi fin supremo será hacer que la verdad salga de mis personajes y del cuadro de la acción. Juro hacer esto por todos los medios posibles y al precio del buen gusto y de todo tipo de consideraciones estéticas.
Así pronuncio mi voto de castidad”.
Copenhague, Lunes 13 de marzo de 1995.

sábado, 29 de enero de 2011

DYLAN THOMAS


Una vez leí que las últimas palabra del poeta Dylan Thomas fueron: "he bebido 18 vasos de Whisky, creo que es todo un récord" .Bebedor empedernido, este inglés nacido en 1914 y fallecido en 1954 se caracterizó por su malditismo y su precocidad a la hora de introducirse en el mundo literario. A los 4 años recitaba de memoria “Ricardo II” de Shakespeare. Viendo la película “Solaris”, pero no la de Tharkovski, sino la interpretada por George Clooney, escuché el poema “Y la muerte perderá su dominio”. Creo que, como viene siendo la tónica con esta sección poética, es mejor que os deje con la voz lírica de estos creadores. A continuación, “Y la muerte perderá su dominio”:


“Y la muerte perderá su dominio.
Los muertos desnudos serán un solo muerto.
Con el hombre en el viento y la Luna de occidente;
cuando se descarnen los huesos y desaparezcan los huesos.
Donde hubo codos y pies aparecerán estrellas.
Y aunque se sumerjan en profundas aguas tendrán que resurgir.
Y aunque los amantes se extravíen perdurará el amor.
Y la muerte perderá su dominio.

Y la muerte perderá su dominio.
Bajo los remolinos del mar
aquellos que yazgan largamente no morirán en la tempestad
retorciéndose en el tormento, cuando cedan los tendones
atados a una rueda no podrán destrozarse;
entre sus manos la fe se romperá en dos
y el Unicornio del mal los atravesará.
Y hendidos por todas partes no se desmembrarán.
Y la muerte perderá su dominio.

Y la muerte perderá su dominio.
Nunca más las gaviotas gritarán en sus oídos
o se romperán las olas tumultuosamente en la ribera;
allí donde se abrió una flor nunca más otra flor
ofrecerá su cabeza a los golpes de la lluvia.
Y aún locas o muertas como clavos
atravesarán la margaritas con sus cabezas de señoras;
irrumpiendo sobre el Sol hasta que el Sol se desprenda.
Y la muerte perderá su dominio”.

Fascinante poema. Espero que os guste.

miércoles, 26 de enero de 2011

MUERTOS VIVIENTES


La verdad es que me esperaba mucho más de la serie “The Walking Dead”, cuya primera temporada terminó ayer mismo. Tampoco es que mi expectación fuera la misma que cuando vi “La noche de los muertos vivientes” (1968) del director de cine George A. Romero (1940), convertida en obra de culto entre los seguidores del género de terror protagonizado por muertos vivientes. El final de esta película sí que me dejó muerto, pero eso ya mejor no lo cuento -hay que verla-, aunque me puedo permitir la licencia de resaltar la tensión que me provocó, un suspense que no he vivido con la serie.

“The Walking Dead” mezcla unos efectos especiales geniales con sus zombies muy bien caracterizados, con esas historias dramáticas que tanto gustan a mucha gente, basadas en familias que se disuelven, triángulos amorosos y fomento de los lazos filiales. Como si huir para que no te infecten de un virus, que te mata y te resucita hecho un animal desesperado por comer, no fuera suficiente acción. Pero, bueno, supongo que hay que ver el drama humano de todo esto. Otra cosa que me sorprendió fue que la escena en la que el protagonista, policía que sufre un alejamiento de su mujer y de su hijo, despierta tras el coma en un hospital abandonado, lleno de cadáveres y con la amenaza de los caminantes al acecho. Dicha escena es muy parecida a otra de “28 días después” (2002), dirigida por Danny Boyle y que centraba su acción en unas calles inglesas también llenas de infectados. Será homenaje o coincidencia, que sé yo.

Por lo demás, sigo intrigado por ver la segunda temporada y las que vengan después, claro. La primera me ha gustado, pero espero que mejore.

domingo, 23 de enero de 2011

El cazador de libros


Ya que carezco de talento para ser escritor o cineasta, ilusiones que se vislumbraban ya desde mi tierna infancia, me conformaría, por qué no, con dedicarme en cuerpo y alma a ser cazador de libros. Esta idea se me ocurrió tras la lectura de “ El club Dumas” de Arturo Pérez-Reverte, en el que su protagonista, Lucas Corso, se dedica al interesante trabajo de mercenario de libros o, lo que es lo mismo, a buscar cual detective se tratara todos aquellos encargos literarios que le podían dejar una buena suma de dinero.

Pero, claro, su trabajo se complica cuando sus búsquedas se ciñen a la obra “El vino de Anjou”, desaparecido capítulo número 42 de “Los tres mosqueteros”, y a otra obra de matiz demoníaco, “Las nueve puertas”, creada por Aristide Torchia en el siglo XVII, supuestamente ordenada por su señor Lucifer y que sirve para convocar la presencia del ángel caído. La obra de Alejandro Dumas rebosa fuerza e impregna toda la novela, surgiendo así un interesante amor por sus personajes (también se habla de su vida y de sus relaciones con los coautores de sus libros). El Manuscrito de “Las nueve puertas”, segundo libro en acción, da título a la película de Roman Polaski “La novena Puerta”, basada evidentemente en la novela de Reverte y en la que Johnny Deep hace de Lucas Corso.

El libro como pieza de coleccionista, de valor incalculable, lleno de vida e historia, emite un halo de romanticismo en estos años en los que las ediciones electrónicas se presentan como la alternativa al papel. Ataviado con su gabán, con un cigarrillo entre los dedos y una petaca de ginebra preparada para aliviar tensiones, Lucas Corso, el detective de libros, es uno de esos personajes que me entusiasmó en cuanto supe de su existencia literaria y cinematográfica. Me pregunto si habrán inventado una academia para formarse en el noble arte de ser cazador de libros.

jueves, 20 de enero de 2011

SUEÑO


Nunca me acuerdo de lo que sueño, por lo tanto, según algunos expertos, se puede decir que me pierdo un tercio de lo que vivo. El mundo de los sueños da mucho de sí y, si no, que se lo pregunten a Freud. Ese mundo inconsciente también puede generar una fantástica historia de cómic como “The Sandman”, obra del guionista Neil Gaiman. En la cultura anglosajona, Sandman es una versión aproximada de nuestro hombre del saco, que viene por las noches a visitar a niños que no se duermen. En vez de raptarlos, les echa arena en los ojos paras poder dormirlos.

En el cómic de Gaiman el protagonista es “Sueño”, Morfeo, dueño y señor del mundo onírico. Comparte lazo familiar con el resto de los “Eternos”, representaciones antropomorfas de una serie de conceptos, como son: Muerte, Delirio, Destino, Destrucción, Desesperación y Deseo. Sólo he tenido el honor de leer, por el momento, el primer volumen del coleccionable editado por Planeta, titulado “Sueño” y que cuenta el origen de la serie Sandman. Sueño comparte aventuras con mi personaje de cómic favorito, John Constantine, y enlaza con historias terroríficas llenas de oscuridad y pesadillas.

Seguiré escribiendo conforme vaya terminando el resto de los volúmenes. Esto promete mucho.