sábado, 11 de diciembre de 2010

VIOLENCIA CINEMATOGRÁFICA


Se ha hablado mucho sobre la violencia en el cine. Poco puedo aportar a este debate que no haya sido expuesto por todas las partes, desde directores de cine hasta representantes de padres y madres, entendidos en la materia, sociólogos, pedagogos, filósofos… La pregunta no es sólo si la violencia en los medios de comunicación nos vuelve agresivos, sino si también es un reflejo de lo que somos, animales peligrosos en eterno conflicto los unos contra los otros.

Me gusta el cine de acción, de tiros y artes marciales. No me considero nada violento, al revés, soy bastante pacífico. Creo que las escenas de acción pueden llegar a ser poéticas y bellas. Si las rueda Takeshi Kitano, por ejemplo, pueden resultar impactantes; estéticas, digamos, si nos ponemos finos. Recuerdo su película “Brother” (2001), en la que una guerra entre mafias hace que muera hasta el apuntador. Ya en su día, el director japonés, ante el eterno debate mencionado anteriormente sobre si la violencia en el cine influye negativamente en el espectador, dijo que tras el visionado de la película a todo el mundo se le quitaría las ganas de pertenecer a esas asociaciones delictivas. El final que les depararía sería desolador. Las películas de Kitano, como “Violent cop” o “Hanna Bi”, son dramas de acción, tal y como lo fueron en su día las geniales películas de Sam Peckinpah “Perros de paja” o “Grupo Salvaje”, películas que dan una visión del género humano de un pesimismo brutal, trasmitiéndote una especie de amargor. De hecho, “Perros de paja” ya tuvo en su tiempo muchas críticas por determinadas escenas violentas con mujeres pero, claro, a un tipo que se caracterizaba por ingerir grandes cantidades de alcohol a todas horas le resbaló todo lo que dijeron. Los hombres tampoco quedaban en buen lugar en sus historias.

La catarsis que provoca este tipo de violencia fílmica debe tenerse en cuenta; al fin y al cabo, todo no van a ser historias felices teñidas de miel.

6 comentarios:

  1. ¡Sí señor! Yo también estoy completamente de acuerdo con que el cine de acción, más que promover la violencia, lo que sirve es como catarsis. Yo también me considero una persona de lo más pacífica, nunca me meto en peleas, y sin embargo mis películas favoritas son las de Tarantino.
    Además, suelo repetirme mucho, así que no sé si lo habré dicho ya por aquí, pero para violencia extrema 'La Ilíada'. Y nunca oigo a nadie decir que leer a los clásicos fomente la violencia desmedida.
    ¡Viva el cine de acción!

    ResponderEliminar
  2. El cine de acción "violento" siempre será tachado entre los no entendidos en la materia como un cine menor y exento de calidad. No se entiende que sea un género más del séptimo arte, que en manos de directores como los que has nombrado puede regalarnos muy buenos momentos delante de una pantalla.

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo con SaNti. Es difícil añadir más, así que tampoco lo voy a hacer.

    ResponderEliminar
  4. Hola Héctor, bueno, creo que la violencia, el que lo es, ya lo lleva dentro, es un instinto que lo va desarrollando con el tiempo, hay otros que dependiendo de las compañías se van haciendo así mismos de igual forma, pero de todas maneras, la televisión influye enormemente a contribuir con éstos actos delictivos y con esa fuerza interior para ser así. Oye, aprovecho para desearte una felices fiestas en los próximos días venideros, te mando besos navideños.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, ya que has nombrado la película de "Perros de paja", me impresionó bastante cuando la vi en su momento, al igual que la "Naranja mecánica" . Particularmente, no me gusta ese tipo de películas con violencia tan agresiva a mujeres.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por los comentarios y felices fiestas!!

    ResponderEliminar