miércoles, 27 de octubre de 2010

CINE COMPROMETIDO


De vez en cuando es bueno ver un tipo de cine que te despierte la conciencia, que te remueva las entrañas, que te dé argumentos para seguir siendo crítico con las injusticias. En este ámbito hemos de quitarnos el sombrero ante el genial director británico Ken Loach (1936) y, en este caso, dentro de su amplia filmografía, ante la excelente cinta “Riff-Raff”(1990), protagonizada por el actor Robert Carlyle. En ella, un ex presidiario empieza a trabajar en la construcción en los años del tacherismo más duro en Inglaterra. Obligados a trabajar sin medidas de seguridad, a mantenerse de forma autónoma y a ocupar casas para vivir, a convivir con las ratas y a cobrar una miseria, la cuadrilla siempre tiene tiempo para echar unas cervezas, contar unos chistes y establecer debates políticos que cada vez interesan menos a la gente. Eso si, el drama les espera en cada esquina.

Contando también con Robert Carlyle como actor principal, he de destacar “Full Monty”(1997). Con el drama del desempleo de fondo, un grupo de parados decide buscar su propia iniciativa para salir de la crisis: despelotarse. Trabajar como “strippers” les abre un simpático horizonte para poder tirar hacia adelante.

1 comentario:

  1. La verdad es que Ken Loach es casi un subgénero en sí mismo. No he visto la película que mencionas, pero sí otras: "Tierra y libertad" (sobre nuestra Guerra Civil), "El viento que agita la cebada" (sobre el primer IRA, el que logró la independencia de Irlanda) y "Ladybird, ladybird". Este último es uno de los mayores dramones que he visto en mi vida, de principio a final, totalmente desesperanzador. Y lo peor es que encima se supone que está basado en hechos reales.
    Su cine, desde luego, es muy recomendable, pero recomiendo verlo en momentos en los que se esté bien o normal de ánimo, porque te puede dejar deprimido una buena temporada. Yo, por ejemplo, procuraba no ver este tipo de películas en época de exámenes.

    ResponderEliminar