domingo, 1 de agosto de 2010

EL MISTERIO KENNEDY


De los magnicidios que ha habido en la historia, ya sea porque tenemos testimonio gráfico de ello o ya sea por todo lo que se ha escrito y hablado sobre el tema, el de Kennedy es el que más interés ha provocado en mí. A la edad de 12 años, más o menos, vi la película “JFK”, dirigida por el director estadounidense Oliver Stone y protagonizada por Kevin Kostner en el papel de un fiscal en busca de la verdad sobre el asesinato de uno de los presidentes más polémicos, mujeriegos y, además, sospechoso de relaciones con la mafia irlandesa. En resumen: un presidente con claroscuros.

Tengo grabadas en la pupila las imágenes de los disparos, esos famosos tres disparos que le volaron la cabeza ante la atónita mirada de millones de personas. Su mujer Jacqueline Kennedy corrió a verlo, pero ya tenía el cráneo destrozado. En la película se demuestra que debería haber más de un tirador, sin embargo, aparece un cabeza de turco: Lee Harvey Oswald. Con pasado marxista, dicen, y una serie de culpas a su alrededor, pasaba por ahí o estaba involucrado o disparó una vez pero, ¿realmente fue Oswald el que mató a Kennedy?, ¿estaba solo? ¿Por qué lo haría?, ¿quién le pagaba? Se ha barajado la posibilidad de la mafia, de los servicios secretos. La película prácticamente acusa a personas dentro del gobierno interesadas en prolongar la guerra de Vietnam. Es una escena fabulosa aquélla en la que Donald Sutherland, enfundado en un traje militar y autoapodado “señor X”, le plantea a Costner una serie de cuestiones: “¿Cree usted que la mafia podría permitir que hubiera ventanas abiertas, que el coche se metiera en una ratonera, que fuera descapotable?

A Lee Harvey Oswald lo mataron y a Robert Kennedy, el hermano de JFK. La comisión Warren no aclaró nada y algunos esperamos enterarnos de qué hubo detrás del asesinato. Como dice uno de los personajes: “Un enigma dentro de un acertijo…”.

JFK, caso abierto.

3 comentarios:

  1. Enorme película. De todas formas ya queda menos para conocer la verdad. Si mal no recuerdo, en 2039 se ponen a la luz los documentos clasificados.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, intentaremos aguantar los años con la intriga. Gracias por el comentario Deivid!

    ResponderEliminar
  3. Lo peor de que algunos salieran impunes de aquellos magnicidios es que siempre puede haber alguien tentado de repetir el éxito. Ya que no vamos a saber del todo qué pasó, al menos espero que no le suceda lo mismo al actual.
    Los tiempos son menos convulsos, pero creo que en algunas cuestiones Obama es más transformador que los Kennedy. Desde Europa tal vez resulta más difícil verlo, pero basta con ver las reacciones de sus enemigos internos, que lo tachan prácticamente de 'demonio marxista-islamista'.
    Odio desmesurado y fácil acceso a armamento y explosivos son una mala combinación.

    ResponderEliminar