miércoles, 18 de agosto de 2010

CIUDAD DEL PECADO


Cuando me asomo a la ventana, en cualquier ciudad en la que he vivido, pienso constantemente qué sucederá por las noches en algunas de sus calles. Quizás no pase nada extraño; lo normal que aparece en la televisión o que nos hemos encontrado cuando salimos de juerga. Sin embargo, ¿y si sucedieran cosas como en los cómics?

No digo que algún superhéroe solvente los problemas que nos buscamos los humildes mortales, pero sí historias violentas, oscuras, con personajes crepusculares cuya vida avanza inexorablemente hacia el caos. Un mundo lleno de sangre, un mundo al estilo de “Sin City”, el fenomenal cómic de Frank Miller. Corrupción, declive y una lluvia fina y blanca que moja toda la decrepitud de un mundo a la deriva. Destaco “El duro adiós” y “Ese cobarde bastardo”, números que se llevaron a la gran pantalla de la mano de Robert Rodríguez. El primero, protagonizado por un siempre rescatado Micky Rourke y el segundo, por uno de mis actores fetiche: Bruce Willis.

Miro por la ventana de noche, y creo que podríamos estar en cualquier “Ciudad del pecado”.

1 comentario:

  1. No he leído los cómics, pero disfruté mucho con la película (de hecho es una de las pocas que he visto dos veces seguidas en el cine). Sus tres partes son geniales, pero mi favorita fue también la de Bruce Willis. En general tiene ese tono crepuscular de las mejores historias, que son las que muestran personajes en decadencia que deciden tener un final más digno que sus vidas. Bueno, al menos ese es mi gusto particular.
    Estoy esperando ansioso a que se estrenen la segunda y tercera parte, que llevan mucho tiempo anunciadas y no se terminan (por problemas de producción, según creo).
    Viva Frank Miller y viva Robert Rodríguez (y Tarantino, que colaboró en el rodaje)!

    ResponderEliminar