domingo, 18 de julio de 2010

UNOS SUPERHÉROES DISTINTOS



Ahora con la crisis uno se acuerda de los Superhéroes. ¿Podrían Superman, Batman, Spiderman y la patrulla X, por poner unos ejemplos, sacarnos de ésta? Si los superhéroes surgen para alimentar la necesidad de que alguien llegue del cielo y nos solucione los problemas, deberíamos preguntarnos si ese alguien no terminaría estresado, agobiado o, simplemente, no abarcaría tanto.

Sobre estas cuestiones trata el magnífico cómic del guionista británico Alan Moore, “Watchmen”. Los vigilantes se convierten en un arma al servicio del poder, pero se plantean una serie de conceptos fundamentales. Por un lado, tenemos el telón de fondo de la guerra fría contra la URSS y el posible desastre nuclear navegando. Por otro, tenemos a un grupo de héroes demasiado humanos, alcohólicos, traumatizados infantiles, violadores, filonazis, ricachones, impotentes… con conflictos propios de la vida normal y con el auge y el ocaso que puede avecinar a cualquier estrella del cine.

“Watchmen” se convierte en una auténtica reflexión sobre la condición humana, propia de las grandes obras literarias.

Tal y como reza un graffiti en una de las viñetas: “¿Quién vigila a los vigilantes?”.

5 comentarios:

  1. Hola Héctor, buena pregunta, pienso que aún deben quedar gente lo suficientemente capacitada para vigilar a los desalmados polemistas que tiene todavía la sociedad y aunque es difícil a veces hacer entrar en razón a los borreguistas sin clase que se aferran al materialismo, siempre imperará la ética de la razón, ya que la escala de valores morales no debe perderse bajo ningún concepto.
    Creo que es bueno marcar unas pautas de comportamiento para aclarar objetivos, si no, imagínate el estado de percepción de confusión que acarrearía todo ésto, y bueno... los que quieran seguir derrochando vitalidad a manos llenas, o desperdiciar energías inutilmente confundiendo los límites de la realidad serán los que en un futuro sufran una interrogación a largo plazo.¿No te parece?. Un saludo andaluz amigo.

    ResponderEliminar
  2. Gran cómic, sí señor, y estoy de acuerdo con que trasciende su campo para ser una gran obra literaria en general. De hecho, prescindiendo de que sus protagonistas tengan poderes o vayan disfrazados, podría ser perfectamente una gran novela negra pura y dura, con una enorme dosis de intriga muy bien resuelta.
    Pero es que, además, en el mundo del cómic supuso en su momento una auténtica revolución que ayudó a reflotar una industria que estaba un poco anquilosada, saturada de historias de superbuenos contra supermalos.
    Sin duda, Alan Moore construyó una colección de personajes llenos de oscuridad, de defectos, y con los que sin embargo podemos empatizar. Y eso respecto a los principales, pero resulta que además llena el relato de otras historias paralelas que, aparte de mantener el ritmo de la acción, nos hacen reflexionar una y otra vez.
    Por otra parte, la reciente adaptación cinematográfica no está mal, aunque sea inferior (como suele pasar); al menos es bastante mejor que la de 'V de Vendetta', del mismo autor.
    ¡Larga vida a Alan Moore!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que el cómic es literatura pura, la parte psicológica de los personajes está trazada de forma extraordinaria. Larga Vida!!

    ResponderEliminar
  4. Me estoy leyendo este cómic y la verdad es que se me está haciendo corto. Lo estoy terminando y los dibujos son muy buenos. Sobretodo la parte en la que Rorschach mata a los policias.

    ResponderEliminar
  5. Enorme watchmen, y su adaptación al cine, muy digna, desde mi punto de vista.

    ResponderEliminar